Campamentos y mochileros

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Cuando se realiza un viaje bajo la modalidad de campamento es importante atender a algunas medidas preventivas para cuidar la salud durante todo el itinerario:

- Investigar sobre la problemática sanitaria de nuestro destino para asegurarnos de no correr riesgos innecesarios. También puede ser útil conocer las direcciones de los centros de salud más cercanos, ya sea previo al viaje o una vez arribado a la localidad.

- Consultar a un médico o especialista en salud de viajeros con al menos un mes de antelación sobre las vacunas requeridas y/o recomendadas en función del destino y la situación particular, como así también otras medidas preventivas necesarias a adoptar.

- Llevar un botiquín de primero auxilios y la medicación necesaria para todo el viaje, en caso de requerirlo (por ejemplo: asma, hipertensión, alergias, etc.).

- Asegurarse llevar una dieta saludable y lo más variada posible, y consumir alimentos y agua seguros para evitar afecciones gastrointestinales como la "diarrea del viajero".

- Protegerse del sol con ropa y gorros, y usar protector con un factor superior a 20, renovándolo cada 2 horas, para prevenir la insolación y las quemaduras en la piel.

- Evitar las picaduras de insectos y la mordedura de animales, ya que pueden transmitir enfermedades que pueden ser muy graves.

- Tener en cuenta los cambios ambientales que pueden afectar nuestra salud (altitud, calor, frío).

- Utilizar una mochila adecuada, cargada sólo con lo mínimo imprescindible, a fin de minimizar los dolores musculares.

- Adoptar medidas de cuidado al realizar actividades en lagos, lagunas, ríos u otros cursos de agua.

ANTE LA PRESENCIA DE SÍNTOMAS DURANTE EL VIAJE O A SU REGRESO, ACUDA RÁPIDAMENTE A UN CENTRO DE SALUD.