Embarazo

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Un embarazo normal no representa por sí mismo un inconveniente para realizar un viaje, aunque se recomienda el segundo trimestre del embarazo como el mejor momento para viajar ya que la mujer se siente mejor y hay menor riesgo de inconvenientes. En cambio, durante el tercer trimestre no es aconsejable realizar viajes prolongados.

Aun cuando se trate de un embarazo sin complicaciones, es importante que las mujeres consulten al médico antes de decidir un viaje de larga distancia, además de tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

• No viajar sola.

• Averiguar con anticipación si se requieren vacunas o medicamentos especiales en función del destino.

• Contratar un seguro de viaje, averiguar cómo obtener eventualmente atención médica en el destino y conocer la cobertura específica vinculada con el embarazo, el parto y la atención del recién nacido.

• Tomar únicamente la medicación indicada por el médico, y nunca automedicarse.

Viajes en auto u ómnibus:

Los viajes prolongados también pueden producir trombosis venosa. En los vehículos, hay que usar siempre cinturón de seguridad (en la parte baja de la pelvis).


Viajes en avión

La mayoría de las líneas aéreas no permite viajar al final del embarazo; por eso antes de viajar es recomendable contactarse con la empresa para consultar los requisitos exigidos, como por ejemplo el certificado del profesional que la asiste.

Las normativas generales para los embarazos sin complicaciones son:

• Después de la semana 28 de gestación la mujer debe presentar un certificado médico que especifique la fecha estimada de parto y que el embarazo es normal.

• Para embarazos simples, se permite volar hasta el final de la semana 36.

• Para embarazos múltiples, se permite volar hasta el final de la semana 32.

Recomendaciones para viajes en avión

• Es imprescindible la consulta previa con el obstetra quien evaluará, sobre la base de factores de riesgo individuales, la probabilidad de desarrollar un episodio de trombosis.

• Para evitar la trombosis venosa del viajero problemática frecuente en mujeres embarazadas sobre todo en viajes de más de 2 horas, se recomienda mover con frecuencia las extremidades inferiores y caminar un poco cada tanto. También es importante usar un apoyapiés (o algún bolso) para elevar las extremidades.

• Usar el cinturón de seguridad alrededor de la parte baja de la pelvis.

• Tomar abundante líquido para evitar la deshidratación. Evitar el alcohol y las bebidas con cafeína (café, té, bebidas cola).


Contraindicaciones para viajes internacionales

Se desaconseja que las mujeres embarazadas realicen este tipo de viajes en los siguientes casos:

- Antecedentes obstétricos de riesgo:

  • Abortos o partos prematuros.
  • Anormalidades placentarias (por ejemplo, diagnóstico ecográfico de placenta previa, etc.).
  • Amenaza de aborto.
  • Gestación múltiple.
  • Antecedentes de hipertensión o diabetes.
  • Primer embarazo en mayores de 35 o menores de 15 años.
  • Rotura prematura de membranas.

- Destino potencialmente riesgoso:

  • Lugares de gran altura sobre el nivel del mar (más de 1.800 metros sobre el nivel del mar).
  • Áreas endémicas con un brote de enfermedades transmitidas por agua, alimentos o mosquitos (por ejemplo: cólera, dengue, fiebre amarilla, tifus, paludismo, etc.)
  • Zonas con brotes epidémicos de otro tipo.
  • Áreas en las que se requiere vacunación con virus vivos atenuados.