Argentina se suma a los países que suben el precio de los cigarrillos para desalentar el consumo

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

El Ministerio de Salud de la Nación destacó la influencia sanitaria positiva que puede tener el aumento a los impuestos del tabaco.

El Ministerio de Hacienda y Finanzas Públicas de la Nación concretó un aumento que eleva al 75% la alícuota de impuestos internos, medida que impactará en el precio de venta final de los productos de tabaco en un 53,6%. Este gravamen es una de las acciones que alienta el Convenio Marco para el Control del Tabaco de la Organización Mundial de la Salud (OMS) con el objetivo de reducir la demanda de tabaco.

"Desde el Ministerio de Salud de la Nación celebramos esta noticia ya que, pese a no haber firmado el Convenio Marco de Control del Tabaco, en Argentina venimos tomando las medidas recomendadas por el mismo. En cuanto a impuestos, teníamos una enorme deuda y esta noticia de Hacienda nos acerca más a saldarla y nos encamina en una política de alto impacto sanitario", destacó Marina Kosacoff, subsecretaria de Prevención y Control de Riesgos de la cartera sanitaria nacional.

"Los impuestos al tabaco son más que recaudatorios, su aumento tiene impacto sanitario, ya que desalientan a consumidores actuales, favorecen la cesación tabáquica y disuaden a los jóvenes a iniciarse en el consumo, profundizando la tendencia en descenso del consumo que actualmente observamos", comentó Marta Angueira, coordinadora del Programa Nacional de Control del Tabaco de la cartera sanitaria nacional. "Queda ahora aplicar el protocolo de comercio ilícito para continuar con la directrices de OMS" completó.

Hoy en la sede del Ministerio de Salud de la Nación en reunión extraordinaria la Comisión Asesora para el Control del Tabaco presentó una investigación del Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria (IECS) que afirma que "un aumento de tan sólo un 50% podría llegar a evitar más de 25.000 muertes, 42.000 infartos, 11.000 nuevos cánceres y eliminar casi 15.000 accidentes cerebrovasculares (ACV) en diez años". Además "se podrían generar recursos por 85.000 millones de pesos, cifra derivada del ahorro en gastos sanitarios y del aumento en la recaudación impositiva", agrega el estudio.

La investigación fue realizada por un equipo de más de 40 investigadores y decisores sanitarios de universidades, centros de investigación e instituciones públicas de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Perú y México.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la suba de los impuestos sobre los productos de tabaco como una estrategia eficaz para reducir la demanda de los mismos, contribuir a mejorar los resultados sanitarios y prevenir la iniciación en el consumo.

En el país, el consumo de tabaco se encuentra en permanente descenso en todas las provincias. De acuerdo a los datos de las Encuestas Nacionales de Factores de Riesgo (ENFR), en 2005 el 29,7% de la población fumaba, mientras que en 2013 ese porcentaje disminuyó al 25,1%.

En los jóvenes se repite la tendencia, así mientras en 2007 el 24,5% de los jóvenes afirmó que fumaba, en 2012, el porcentaje disminuyó al 19,6%, según datos de la Encuesta Mundial de Tabaquismo en Adolescentes (EMTA), realizada en Argentina en los mencionados años, lo que representa una reducción del consumo de más de 30 mil jóvenes de entre 13 y 15 años.