Tabaco para mascar

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Es un producto compuesto de tabaco que se mastica, inhala o chupa en lugar de fumarse.

Está disponible en tres formas:

  • Tabaco para mascar. Viene en hojas sueltas, rollos o trenzados que deben mascarse para liberar la nicotina.
  • Rapé. Está disponible seco o húmedo. Viene en sachets parecidos a las bolsitas de té que se colocan entre la mejilla y la encía. También puede inhalarse por la nariz.
  • Betel quid. Es un producto disponible en India, África y Asia, también conocido como pan masala. Consiste en una pasta seca que tiene tabaco, nueces de areca y otros aromatizantes. Se coloca dentro de la boca, usualmente entre la encía y la mejilla y se chupa y masca suavemente.

El tabaco sin humo libera nicotina. Una bolsita de tamaño promedio colocada entre la mejilla y la encía durante 30 minutos genera casi la misma cantidad de nicotina que tres o cuatro cigarrillos y el uso de dos latas de rapé por semana equivale a la misma cantidad de nicotina inhalada por alguien que fuma un paquete y medio de cigarrillo al día. La nicotina que se libera del tabaco sin humo se absorbe a través de los tejidos de la boca sin necesidad de que la persona trague.

¿Cómo afecta a su salud el tabaco sin humo?

El tabaco sin humo puede ocasionar serios problemas de salud, particularmente un mayor riesgo de cáncer de la boca, garganta, mejillas, encías, labios y lengua. La cirugía para extirpar el cáncer de estas áreas es muy invasiva y ·generalmente, desfigura la cara. Sólo el 56% de las personas que tienen cáncer de la boca o la garganta viven más de 5 años después del diagnóstico. El uso del tabaco sin humo también aumenta el riesgo de cáncer del esófago, laringe, estómago y páncreas.

Además, el tabaco sin humo, aumenta el riesgo de:

  • Adicción a la nicotina. El tabaco de mascar produce adicción a la nicotina, una de las drogas más adictivas que se conocen.
  • Enfermedad de las encías. El azúcar que contienen algunos tabacos sin humo contribuye al deterioro de los dientes. También puede hacer que las encías se separen de los dientes en el área donde se coloca el tabaco y, con el tiempo, puede desarrollar enfermedad avanzada de las encías (periodontitis) y perder algunos dientes. El tabaco sin humo también mancha los dientes.
  • Úlceras precancerosas. Una semana después de comenzar a usar tabaco de mascar, pueden desarrollarse pequeñas manchas blancas (leucoplasia), dentro de la boca. Un 6% de estas se convierten en cáncer. Las manchas rojas, llamadas eritroleucoplasia, son aún más peligrosas. Más del 50% se convierten en cáncer.
  • Hipertensión arterial. El tabaco sin humo contiene altas concentraciones de sal, que puede contribuir a genera hipertensión arterial o a empeorar una ya existente.
  • Enfermedad cardiovascular. El tabaco sin humo puede aumentar el ritmo cardíaco y el riesgo de infarto cardíaco. También hace que la sangre forme más coágulos, aumentando el riesgo de accidente cerebrovascular. El tabaco sin humo también puede aumentar los niveles de colesterol, contribuyendo al riesgo de enfermedad del corazón.