Tabaco y enfermedad pulmonar

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

El humo del tabaco afecta particularmente a los pulmones que es por donde ingresa el humo. Se ven lesiones en diferentes niveles del aparato respiratorio:

  • Aumento de las secreciones en la tráquea y los bronquios, lo que lleva a tos crónica y expectoración habitual, sobre todo, por las mañanas. El aumento de las secreciones se asocia con mayor riesgo de sobreinfecciones por virus y bacterias asociado con bronquitis cronica.

  • Destrucción de la superficie de los alveolos (enfisema) que produce una disminución del paso del aire.

El consumo de tabaco daña el pulmón desde que se empieza a fumar. Los adolescentes fumadores ya tienen obstrucción leve de las vías aéreas y una disminución del crecimiento de la función pulmonar. Las mujeres parecen ser más susceptibles a esto que los hombres. Fumar se asocia con un menor rendimiento deportivo ya que los pulmones tienen menor capacidad.

 

Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC)

 

La EPOC es una afección pulmonar que se caracteriza por una obstrucción de las vías aéreas progresiva y en general no reversible. El 90% de los casos se deben al tabaquismo y uno de cada cuatro fumadores la desarrolla. Dejar de fumar disminuye el riesgo de tener EPOC. Se estima que en la Argentina hay entre 2,5 y 3 millones de personas que sufren la enfermedad. FUNDEPOC está integrada por pacientes con EPOC y brinda servicios a los pacientes que sufren la enfermedad, principalmente para la defensa de sus derechos a la medicación y al oxigeno que necesitan para vivir. (http://www.fundepoc.org/ )