Mitos a la hora de dejar de fumar

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Mito #1: Fumar es sólo un mal hábito o vicio.

La Realidad: La nicotina es una droga muy adictiva, tan adictiva como la heroína o la cocaína. Fumar no es un hábito o un vicio sino una adicción. El consumo de tabaco está catalogado como enfermedad.

Mito #2: Dejar de fumar es sólo cuestión de fuerza de voluntad.

La Realidad: Dejar de fumar es sumamente difícil ya que fumar es una adicción. Para muchos, tener fuerza de voluntad no es suficiente. Para esto, existen varios tratamientos psicosociales y farmacológicos que duplican las chances de éxito.

Mito #3: Si no deja de fumar en el primer intento, nunca será capaz de dejarlo.

La Realidad: Dejar de fumar es difícil. Por lo general, la mayoría de los fumadores trata de dejar al menos 2 o 7 veces antes de tener éxito. Por eso es importante no descorazonarse si no se logra en el primer intento.

Mito #4: La única manera de dejar de fumar es de golpe.

La Realidad: Para algunas personas esto es efectivo pero para otras no lo es. En las personas que son muy adictas a la nicotina, la manera más efectiva de dejar de fumar es usando una combinación de apoyo psicosocial y terapia de reemplazo de la nicotina (parche de nicotina) o medicinas sin nicotina (bupropion, vareniclina). Su médico u otro profesional de la salud le brindarán la mejor ayuda para dejar de fumar.

Mito #5: Dejar de fumar es demasiado caro.

La Realidad: La mayoría de los fumadores gasta unos 50 pesos por semana en cigarrillos. Si se calcula la plata que se ha gastado en cigarrillos durante los años en los que se ha fumado se comprueba que fumar es más costoso que dejar de fumar. En Argentina, muchos centros de salud están ofreciendo apoyo psicosocial y farmacológico gratuito para dejar de fumar.

Mito #6: Solo fumo un par de cigarrillos por día, no es necesario que deje de fumar.

La Realidad: Si bien se sabe que la mayoría de los efectos adversos del tabaquismo son dosis dependientes, también es cierto que NO hay un nivel de consumo “seguro para la salud”. Un estudio reciente demuestra que, el riesgo de enfermedad coronaria en mujeres de 35-39 años que fuman solo 1-4 cigarrillos por día es 3 veces mayor al riesgo de las no fumadoras y el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón es 5 veces el de una no fumadora; en los hombres el riesgo es 3 veces el de un no fumador. Los fumadores de pocos cigarrillos también tienen mayor riesgo de cáncer de esófago, estómago y páncreas, infecciones del tracto respiratorio (que tardan más en curarse), cataratas y trastornos del sistema reproductivo.

Mito #7: En vez de dejar de fumar voy a fumar cigarrillos light que son menos dañinos.

La Realidad: La mayoría de los fumadores cree que los cigarrillos light son menos dañinos y en general por eso fuman más (como cuando uno come 3 yogures light pensando que no va a engordar). Sin embargo la ciencia demuestra que esto no es así. Los fumadores de cigarrillos light sufren las mismas enfermedades que los fumadores de cigarrillos comunes.