Comisión Nacional de Coordinación para el Control del Tabaco definió políticas para 2016

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Representantes de los ministerios de Salud, Transporte, Trabajo y Agroindustria; organizaciones no gubernamentales y entidades científicas se reunieron para coordinar las estrategias conjuntas para el control de la epidemia de tabaquismo en Argentina.

El Ministerio de Salud de la Nación, a cargo de Jorge Lemus, realizó hoy la primera reunión del año de la Comisión Nacional de Coordinación para el Control del Tabaco, durante la cual se debatieron los avances y desafíos en la lucha contra la epidemia de tabaquismo y se acordaron las principales líneas de acción y trabajo para 2016.

Al inicio del encuentro, la subsecretaria de Prevención y Control de Riesgos de la cartera sanitaria nacional, Marina Kosacoff, destacó que "es muy importante abordar esta temática compleja desde una agenda de trabajo intersectorial que fortalezca las acciones y tenga un impacto positivo en la salud de la población".

Por su parte, Marta Angueira, coordinadora del Programa Nacional de Control del Tabaco de la misma cartera, definió los lineamientos más importantes para trabajar este año y señaló que "es muy importante insistir con el cumplimiento de los ambientes libres de humo, desarrollar campañas de comunicación para jóvenes, capacitar a los equipos de salud y fortalecer a los programas provinciales de tabaco".

Durante la jornada se presentaron los avances en fiscalización de la Ley Nacional de Control del Tabaco Nº 26.687 y se hizo hincapié en la importancia de la adhesión de todas las provincias a esa norma.

Del encuentro también participaron representantes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Organización Panamericana de la Salud (OPS); de las carteras nacionales de Transporte, Trabajo y Agroindustria; organizaciones de la sociedad civil y entidades científicas, entre otros.

Situación del tabaco en la Argentina

En el país, el consumo de tabaco se encuentra en permanente descenso en todas las provincias. De acuerdo a los datos de la Tercera Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR), en 2005 el 29,7% de la población fumaba, mientras que en 2013 ese porcentaje disminuyó a 25,1%.

Por otro lado, la exposición habitual al humo de tabaco ajeno en ambientes cerrados también descendió progresivamente en el período comprendido entre la realización de las tres encuestas nacionales (52% en 2005, 40,4% en 2009 y 36,3% en 2013).

En los jóvenes se repite la tendencia: más de 30 mil jóvenes de entre 13 y 15 años dejaron de fumar, lo que representa una reducción del consumo del 24,5% en 2007 al 19,6% en 2012, según datos de la Encuesta Mundial de Tabaquismo en Adolescentes (EMTA), realizada en Argentina esos mismos años.

"En todos los grupos etarios y en todas las provincias se produjo un descenso en la prevalencia; tenemos que seguir trabajando y avanzando para profundizar estos resultados", concluyó Angueira.