Salud presente en una nueva edición de la Marcha del Orgullo LGBTIQ

La Plaza de Mayo será nuevamente el escenario de este evento que, año tras año, convoca a las personas de la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales, trans, intersex y queers. En esta ocasión contará con la participación articulada de programas y direcciones de la Secretaría de Gobierno de Salud de la Nación, como la Dirección de Sida, ETS, Hepatitis y TBC, la Dirección Nacional de Salud Familiar y Comunitaria, la Dirección de Atención Primaria de la Salud y equipos de abordaje territorial.

Las actividades principales se llevarán a cabo a partir de las 13 horas y serán realizadas mediante un stand central desde donde se atenderán dudas y consultas, se distribuirá material de concientización y prevención -como preservativos y geles- y se propondrán acciones lúdicas y participativas destinadas al público visitante.

A través de la presencia en el evento, la Secretaría de Gobierno de Salud busca brindar apoyo a este colectivo LGBTIQ y establecer una estrategia de promoción de la salud para prevenir las infecciones de transmisión sexual (incluido el VIH).

Acerca de la “Marcha del Orgullo”

Así se denomina a este recorrido que se inicia en la Plaza de Mayo y concluye frente al Congreso. Se trata de una movilización a favor de la igualdad de derechos para todxs lxs ciudadanxs con diferentes orientaciones sexuales e identidad de género.

Se realizó por primera vez en Buenos Aires en 1992 y tradicionalmente se celebra el primer sábado de noviembre de cada año, en conmemoración de la creación de “Nuestro Mundo”, el primer movimiento homosexual en Argentina. Además, durante los días previos al evento, se desarrolla la “Semana del Orgullo”, con una serie de charlas y conferencias relacionadas con esta temática.

Desde 1969, centenares de ciudades alrededor del mundo se suman a este acto, ícono de la lucha por el libre ejercicio de los derechos de las personas gays, lesbianas, travestis, trans, intersex y queers. Si bien en el país se han logrado fuertes avances, como la aprobación de la ley de matrimonio igualitario y la ley de identidad de género, todavía estas poblaciones continúan sufriendo discriminación.