Ministerio de Salud busca determinar la prevalencia de infecciones en contextos de encierro

Con el objetivo de estimar la cantidad de personas que tienen o tuvieron VIH, sífilis, hepatitis B o C en unidades penitenciarias y poder planificar la implementación de políticas públicas destinadas a esta población se está realizando una investigación en seis unidades penitenciarias del país.

Se trata del estudio multicéntrico “Prevalencia de VIH, sífilis, hepatitis virales y tuberculosis en personas en contextos de encierro en unidades del Servicio Penitenciario Federal” que está a cargo del Ministerio de Salud de la Nación, en conjunto con el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación y con el apoyo de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC).

El propósito de esta investigación es conocer un poco más acerca de la presencia de las infecciones y enfermedades consideradas en el estudio, en este caso en contextos de encierro, con los fines de profundizar en la implementación de políticas públicas de prevención, diagnóstico y asistencia en VIH, sida e ITS, siguiendo las líneas de trabajo de la Dirección de Sida y ETS del Ministerio de Salud de la Nación.

Ariel Adaszko, coordinador del área de Estudios y Monitoreo de la Dirección de Sida y ETS, explicó que “los resultados de este estudio permitirán conocer la cantidad de personas en contextos de encierro que tienen estas infecciones, lo que nos ayudará a visibilizar colectivos poblacionales de alta vulnerabilidad de los que se tenía poca información hasta el momento.”

Otros objetivos centrales de la investigación son identificar circuitos preventivo-asistenciales vinculados a la atención de las personas detenidas con VIH, sida, ITS, hepatitis virales y tuberculosis, y detectar obstáculos y oportunidades con el fin de lograr mejorar la gestión de estos procesos.

En qué consiste el estudio

En base a una muestra representativa del universo de las 10.300 personas detenidas en el Sistema Penitenciario Federal (SPF) y en función de las prevalencias esperadas de cada una de las infecciones bajo estudio, se realizan determinaciones en muestras de sangre a 2.219 personas en seis establecimientos del SPF para realizar los análisis de diversas infecciones o la detección de sintomáticos respiratorios.

Los participantes del estudio reciben asesoramiento previo y posterior al testeo, donde se les ofrece información acerca del procedimiento y de las infecciones por VIH, sífilis, hepatitis B y C y tuberculosis. Los resultados del testeo serán entregados por el equipo coordinador de la Dirección de Sida y ETS junto con los becarios (jefes y equipo técnico de los programas de VIH y equipo de profesionales de la salud de las distintas unidades penitenciarias). Además, se les solicita que respondan una encuesta autoadministrada con los fines de conocer aspectos sociodemográficos, antecedentes de exposición a las infecciones, situación de acceso al testeo y estado de salud en general de esta población.

Juan Sotelo, responsable del componente de Prevención en Contextos de Encierro de la Dirección de Sida y ETS, destacó que “es la primera vez que en la Argentina y a nivel de la región de Latinoamérica y el Caribe se contará con una línea de base que permitirá caracterizar la situación de la población detenida en unidades penitenciarias frente a estas patologías, desde un marco de derechos donde el valor jurídico de la salud tenga mayor entidad que el valor jurídico de la seguridad. Esto supone un cambio de paradigma no menor en el abordaje del trabajo en salud en estos contextos.”

Las unidades penitenciarias incluidas en el estudio son: el Complejo Penitenciario Federal I y Complejo Penitenciario Federal IV de Mujeres de Ezeiza; el Complejo Penitenciario Federal II y Complejo Federal de Jóvenes Adultos de Marcos Paz; el Complejo Penitenciario Federal de la Ciudad de Buenos Aires en Devoto; la U.6 Instituto de Seguridad y Resocialización de Chubut; la U.4 Colonia Penal, U. 13 Instituto Correccional de Mujeres y U. 30 Instituto de Jóvenes Adultos de Santa Rosa, La Pampa; y el Complejo Penitenciario Federal III, Instituto Federal de Condenados e Instituto Correccional de Mujeres de Salta.

El estudio de prevalencia en población en contextos de encierro se enmarca en el convenio de cooperación y asistencia que lleva por nombre “Justicia con salud, salud para incluir” firmado en el año 2008 entre el Ministerio de Salud de la Nación y el actual Ministerio de Justicia y Derechos. La finalización del trabajo de campo está prevista para el mes de junio y se espera contar con los resultados preliminares en el segundo semestre del año.

 

Quizás también te interese:

VIH-sida en Contextos de Encierro: Respuesta preventivo-asistencial de la Dirección de Sida y ETS

Volante "Salud para incluir" (material gráfico de comunicación)