La adherencia al tratamiento, clave para mejorar la salud

Actualmente en nuestro país hay cerca de 60.000 personas con VIH que reciben tratamiento antirretroviral en forma gratuita según la legislación vigente. Se trata de una combinación de medicamentos que detienen la multiplicación del virus, permitiendo que se reconstruyan las defensas dañadas y disminuyendo la posibilidad de desarrollar enfermedades.

Y para que esto ocurra hay algo que es fundamental: la adherencia al tratamiento. ¿A qué nos referimos con esto? A la capacidad que tienen las personas con VIH para implicarse activamente en la elección, inicio y cumplimiento del tratamiento junto a los profesionales que los acompañan. Es que el tratamiento, una vez empezado, debe ser sostenido en el tiempo, y su eficacia depende de cuestiones como cumplir con la toma de medicación, esto es no saltearse ninguna dosis y respetar el horario de las mismas. Además, tener siempre en claro una cosa fundamental: los antirretrovirales no curan la infección por el VIH pero ayudan a que las personas tengan una buena calidad de vida.

“No adherir al tratamiento del modo acordado con el médico puede hacer que el mismo deje de ser eficaz; aumentando las posibilidades de multiplicación del virus, desarrollando resistencias y dando lugar así a fallas en el esquema de tratamiento, lo que podría reducir las alternativas terapéuticas disponibles”, asegura María Eugenia Latorre, Coordinadora del Área de Adherencia de la Dirección de Sida y ETS del Ministerio de Salud de la Nación.

Y en algunos casos también tiene consecuencias irreversibles sobre la salud. Según los datos disponibles en la última edición del Boletín sobre el VIH-sida en la Argentina, editado recientemente por la Dirección de Sida y ETS del Ministerio de Salud de la Nación, un número muy importante de las personas que murieron por sida no estaba realizando el tratamiento antirretroviral.

Según las cifras, al momento de la internación por complicaciones asociadas con el sida el 73,7% de la población se encontraba sin tratamiento. Dentro de este grupo, el 59% nunca había recibido tratamiento antirretroviral, mientras que el 41% restante había estado bajo tratamiento en algún momento de su evolución, habiéndolo abandonado al ser internados.

Pero, ¿cuándo se debe empezar la terapia antirretroviral? Esa es una decisión que toma el individuo junto al personal médico y que depende de varios factores: las defensas de la persona, la carga viral y las ganas de empezarlo, entre otros.

“Es importante que la relación entre el médico y la persona en tratamiento se base en la confianza, permitiendo que se puedan expresar todas las dudas y expectativas. El suministro de información detallada por parte del médico y la inclusión de la persona en la toma de decisiones en un marco de confianza y respeto mutuo son factores que influyen de manera favorable en la adherencia y éxito del tratamiento”, agrega Latorre.

Algunos puntos a tener en cuenta

Es posible que en el transcurso de las dos primeras semanas puedan aparecer efectos secundarios a la terapia antirretroviral, tales como diarreas, vómitos, dolor de cabeza y sensación de malestar general. Si algo de esto ocurre, lo importante es no modificar la toma y consultar con el equipo de salud para encontrar la forma de contrarrestar esos efectos.

Es importante prever los cambios de rutina de los fines de semana, francos, vacaciones y viajes para evitar modificaciones o interrupciones del tratamiento. 

El consumo de drogas y el uso de alcohol en exceso pueden interferir con el tratamiento, aumentando o disminuyendo los niveles de medicación en sangre. 

Otros medicamentos pueden interferir con la terapia antirretroviral; lo mismo pasa con productos naturales como suplementos dietarios o de herboristerías de venta libre. Por eso es fundamental siempre consultar con el equipo médico ante cualquier duda. 

Ante el caso de algún olvido, no sirve tomar una dosis doble para compensar. Por ello es aconsejable consultar antes con el personal médico para saber qué hacer si ocurre una situación de este tipo.