Instalan un citómetro portátil para uso del Servicio Penitenciario Federal

Se trata de un analizador que permitirá el monitoreo del estado inmunológico de personas con VIH privadas de la libertad. La implementación del uso de este nuevo equipamiento se realizará con el soporte técnico y seguimiento permanente de la Dirección de Sida y ETS.

La portabilidad de este equipo permite su utilización tanto en el laboratorio como en el punto de atención de la persona, al igual que su traslado de un laboratorio a otro. “Resulta ideal para instituciones como el Servicio Penitenciario Federal, ya que puede movilizarlo por sus diferentes penales a la largo del país y obtener los resultados inmediatamente”, afirma Paula Rojas, integrante del área de Reactivos de la DSyETS. “También será importante para provincias con problemas con la derivación de muestras, ya sea por cuestiones climáticas o logísticas, porque la muestra para CD4 debe llegar a destino dentro de las 24 horas post extracción”, agregó.

Este analizador portátil servirá para la determinación de linfocitos CD4+ en valor absoluto en sangre de punción digital que otorga el resultado en 20 minutos. Durante el mes de octubre fue capacitado el personal de laboratorio de unidades penitenciarias de Ezeiza, Devoto y Marcos Paz para la instalación y utilización del citómetro. Germán Bianco, de la firma ALERE S.A, fue el responsable a cargo de brindar la instrucción técnica.

La instancia de capacitación fue coordinada por Raúl Yacob y Cristian Alonso, Director Médico del Servicio Penitenciario Ferderal y Jefe de Laboratorio de Ezeiza respectivamente, en co-gestión con Juan Sotelo, referente del equipo “Contextos de Encierro”, María Laura Suárez Ornani y Emiliano Bissio, todos miembros de la Dirección de Sida y ETS del Ministerio de Salud de la Nación. Natalia Sosa Loyola, del Programa de Salud en Contextos de Encierro, acompañó las gestiones.

“La instalación de este equipo en el ámbito de la cárcel es un paso muy importante en busca de mejorar las condiciones de accesibilidad -en este caso a los estudios de monitoreo- que necesitan las personas con VIH que se encuentran en contexto de encierro como así también en su derecho a la salud en general”, sostuvo Juan Sotelo.