Escuela y VIH: la necesidad de actualización permanente

A más de treinta años del descubrimiento del VIH muchos cambios se dieron en la respuesta a la epidemia, no solo en el terreno biomédico sino también en el social. Una nueva publicación busca dar cuenta de esos cambios y se propone como un aporte para el trabajo en el aula.

La publicación “30 años de la epidemia de VIH/sida en Argentina: Herramienta de actualización para el trabajo en educación” es un material recientemente publicado por la Coordinación Sida del Ministerio de Salud de la Ciudad de Buenos Aires y la Comisión para la Prevención del Sida del Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, con el apoyo de la Dirección de Sida y ETS del Ministerio de Salud de la Nación y la Organización Panamericana de la Salud. Propone acercar información actualizada para el trabajo en el ámbito educativo, con datos epidemiológicos, información básica sobre el VIH, cuestiones relacionadas con el testeo y lo que significa hoy tener VIH.

La escuela participó desde el principio en el desarrollo de estrategias preventivas a partir de la transmisión de conocimientos, que en algunos casos no han acompañado los avances en la respuesta. “Como toda institución, la educación no queda por fuera de estas cuestiones que se replican sin consultar cuál es la fuente de lo que se dice”, explica Patricia Orge de la Coordinación Sida del Ministerio de Salud del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (GCABA) y coautora de la publicación.

Silvia Portas, de la Comisión para la Prevención del Sida del Ministerio de Educación del GCABA y también autora del material, relata que “en la medida en que vas acompañando el trabajo de los docentes y capacitándolos, encontrás que es muy difícil estar actualizado en todos los temas que tienen que tocar y que hay ciertas cosas que se aprendieron en un determinado momento y quedaron como una foto de ese momento, que cumplía todo lo que se podía saber de la infección”. Y agrega que “los cambios que se fueron suscitando no siempre se fueron agregando y se van repitiendo cosas que no tienen que ver con la realidad, como por ejemplo una visión ominosa de la infección; se sabe que hay tratamientos pero no siempre se sabe que están al alcance de todos, que son gratuitos”.

En el aula muchas veces sucede que ese enfoque “como de una foto” contrasta con la propia realidad de los alumnos. Durante uno de los talleres de información sobre VIH que se dictan en las escuelas, cuenta Silvia Portas, una alumna de séptimo grado llevó las cajas de antirretrovirales que tomaba su papá. Para ella se trataba de algo cotidiano, normal. “Pero si el docente no encara el tema con una visión contemporánea de lo que es la epidemia, el daño que se puede hacer con esa visión antigua es muy grande. De hecho ese papá y la forma en que en la casa se vivía la enfermedad no era la visión que podía llegar a transmitir el docente, que transmite lo tradicional”, explica Portas.

Enriquecer el abordaje del VIH-sida en el marco de la educación sexual integral con información actualizada permite brindar a chicos y chicas herramientas conceptuales y habilidades para su propio cuidado, informándolos además sobre los derechos que los asisten y los recursos con que cuentan. Es también un aporte para prevenir nuevas infecciones y disminuir el estigma y la discriminación asociados al VIH.

 

Más información:

30 años de la epidemia de VIH/sida en Argentina: Herramienta de actualización para el trabajo en educación

Comisión para la Prevención del Sida del Ministerio de Educación del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires