Nuevos equipos para el seguimiento de la infección por VIH

La Dirección de Sida y ETS del Ministerio de Salud de la Nación adquirió dos citómetros de flujo FACScalibur y cinco citómetros portátiles, equipos utilizados en el monitoreo de la infección por VIH.

Dos citómetros FACScalibur para el seguimiento de la infección por VIH fueron adquiridos e instalados en el Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias de Rosario “M. H. Zuasnábar” (CEMAR) y en el Hospital El Señor del Milagro de Salta. También se adquirieron cinco citómetros portátiles PIMA, que serán entregados en distintas jurisdicciones del país.

“La instalación de nuevos equipos FACScalibur se suma a la importante capacidad de los 16 equipos ya instalados en el país desde mediados del 2006”, explicó María Laura Suárez Ornani, coordinadora del área de Reactivos de la Dirección de Sida y ETS. “Por su parte, los nuevos citómetros portátiles aportan mayor cobertura y capacidad de acceso a las personas viviendo con VIH, quienes requieren esta valoración para el monitoreo de su estado inmunológico”, precisó. Es importante destacar que la implementación del uso de este nuevo equipamiento se realizará con el soporte técnico y monitoreo permanente de la Dirección de Sida y ETS.

La citometría de flujo es una tecnología multiparamétrica de alta complejidad utilizada en forma rutinaria en muchos centros de salud para el diagnóstico y seguimiento de diversas enfermedades, entre ellas la infección por VIH. Un citómetro de flujo es en cierta forma similar a un microscopio, salvo que, en lugar de producir imágenes de las células, realiza una valoración de las características físicas y químicas celulares permitiendo la cuali-cuantificación de las mismas.

Los citómetros de flujo FACSCalibur clasifican y cuantifican los niveles de las subpoblaciones linfocitarias por la estrategia de “simple plataforma”, es decir que empleando solamente este equipo es posible cuantificar en forma relativa (concentraciones relativas) y en forma absoluta (concentraciones absolutas), los niveles de concentración de las diferentes subpoblaciones linfocitarias. Esta estrategia de trabajo es tomada como referencia a nivel internacional en la valoración de estos analitos. Estos equipos tienen la capacidad de valorar una gran cantidad de pacientes en breves periodos de tiempo, aproximadamente 45 a 50 muestras por hora, acorde a las condiciones de trabajo pre-establecidas.

Los equipos portátiles PIMA, de tipo POC (Point of Care) -ya evaluados analíticamente mediante un trabajo realizado por el Bioq. César Collino en el Hospital Rawson de Córdoba por solicitud de la Dirección de Sida y ETS desde diciembre de 2012- permiten realizar la cuantificación de linfocitos T CD4 (LT CD3+CD4+) en valores absolutos solamente, con alta seguridad analítica y confianza en el resultado. Es un equipo sencillo y portátil, que cuenta con una batería que le brinda de 6 a 8 horas de autonomía, y requiere un periodo de entrenamiento y familiarización mucho menor que los citómetros de flujo convencionales. La evaluación de estos equipos se ha realizado confrontándolos con la metodología de referencia. Tienen la capacidad de cuantificar una muestra en 20 minutos, empleando 5ul de sangre periférica tomada por dígito punción del pulpejo del dedo del paciente.