Nuevas metas de diagnóstico y tratamiento para reducir el impacto del VIH y el sida

Países de América Latina y el Caribe, junto a socios técnicos, acordaron nuevas y ambiciosas metas de diagnóstico y tratamiento del VIH, con el fin de reducir las nuevas infecciones, mejorar la calidad de vida de las personas con VIH, reducir la cantidad de diagnósticos tardíos y disminuir la mortalidad por sida para el 2020.

Las metas a alcanzar denominadas “90-90-90”, son cuatro: que el 90% de las personas con VIH conozca su diagnóstico; que el 90% de los nuevos diagnósticos ocurran en una etapa temprana de la infección (con CD4 >200); que el 90% de las personas que requieren tratamiento según las normas nacionales lo estén recibiendo y que el 90% de las personas en tratamiento tengan una carga viral indetectable (<50 c/ml.).

“La expansión del diagnóstico y tratamiento tempranos combina los beneficios clínicos individuales del tratamiento temprano con los beneficios de prevención de la transmisión a nivel de población”, aseguró César Núñez, Director Regional de ONUSIDA para América Latina.

Por su parte, Carlos Falistocco, Director de Sida y ETS del Ministerio de Salud de la Nación, señaló que: “Tomando como línea de base el 2013, en la Argentina estos objetivos implican que en los próximos siete años deberían diagnosticarse aproximadamente 32.000 personas, alrededor de 4.500 por año, y se deberá pasar del 33% de los nuevos diagnósticos con CD4 mayor a 200 al 10%".

Por otro lado, deberían comenzar a recibir tratamientos antirretrovirales alrededor de 36.000 personas, algunas de las que ya están diagnosticadas y en seguimiento en los servicios de salud y otras que aún no conocen su situación. A su vez, se deberá incrementar la cantidad de personas bajo tratamiento con supresión viral (<50 c/ml.) de 66,5% al 90%.

Se estima que 110.000 personas viven con VIH en nuestro país, de las cuales el 30% desconoce su condición. Anualmente se diagnostican alrededor de 5.000 personas y 1.400 personas fallecen por sida en ese mismo lapso. Aproximadamente 52.000 personas se encuentran recibiendo tratamiento antirretroviral, el 69% de las cuales lo hace a través del sistema público de salud.

Las nuevas metas de diagnóstico y tratamiento fueron acordadas durante el Primer Foro Latinoamericano y del Caribe sobre el continuo de atención del VIH, realizado en la Ciudad de México del 26 al 28 de mayo. El evento fue organizado por ONUSIDA y el Grupo de Cooperación Técnica Horizontal (GCTH), entre otros, y contó con la participación de jefes de programas de VIH de países de América Latina, representantes de la sociedad civil y socios técnicos.