Nuevas pautas internacionales para el tratamiento de la hepatitis C

La Organización Mundial de la Salud presentó recientemente los primeros lineamientos para el tratamiento de la hepatitis C, una infección que afecta a más de 130 millones de personas en el mundo y provoca unas 400 mil muertes al año.

El reconocimiento de las hepatitis virales como un importante problema de salud pública por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha impulsado el desarrollo de directrices de trabajo relacionadas con el tema en varios países del mundo. En nuestro país, existe desde el 2012 el Programa Nacional de Control de las Hepatitis Virales, cuyos objetivos de trabajo están en sintonía con las directrices propuestas por la OMS sobre prevención, diagnóstico y tratamiento de las hepatitis virales.

Los nuevos lineamientos de la OMS hacen nueve recomendaciones claves, entre las que se destacan el aumento de las personas que reciben tamizaje por hepatitis C, asesoría en cómo mitigar el daño en el hígado para quienes están infectados y cómo se selecciona y proporciona tratamiento apropiado para una infección crónica de hepatitis C. También resumen aquellas intervenciones que se pueden realizar para prevenir la transmisión de la hepatitis C, que incluyen medidas para garantizar la seguridad en los procedimientos médicos y en el uso de drogas inyectables.

Gabriela Vidiella, coordinadora del Programa Nacional de Control de las Hepatitis Virales, señala que “el desafío en nuestro país es detectar a quienes tienen la infección y no lo saben, al igual que ocurre en otros países del mundo donde solo un porcentaje menor de las personas infectadas están diagnosticadas”. Esto les permitirá un acceso más temprano al tratamiento, con una consecuente mejora en la calidad de vida.

El tratamiento de la hepatitis C mejoró paulatinamente en cuanto a eficacia y en los últimos tres años surgieron -y seguirán apareciendo- una gran cantidad de opciones terapéuticas que permiten no solo una mayor efectividad, con tasas de curación entre el 90 y el 100 por ciento, sino también tratamientos más cortos y que además se asocian a eventos adversos menores.
El Programa Nacional de Control de las Hepatitis Virales provee tratamiento para todas las personas con hepatitis C que lo requieran y no cuenten con cobertura de salud.

La hepatitis es una inflamación del hígado generalmente causada por una infección viral. Son cinco los principales tipos de virus causantes de hepatitis: A, B, C, D y E. Las hepatitis B y C tienen el mayor impacto sobre la salud pública porque causan infección crónica que puede llevar a una cirrosis o a un cáncer de hígado. La hepatitis C se transmite comúnmente a través de la exposición a sangre contaminada.

Se estima que en la Argentina viven con el virus de la hepatitis C entre 600 mil y 800 mil personas, con una prevalencia del 1,5 al 2%. La hepatitis C es la primera causa de trasplante hepático en nuestro país y está entre los principales motivos de mortalidad entre las personas con VIH.

 

Más información:

Programa Nacional de Control de las Hepatitis Virales

Lineamientos para la detección, cuidado y tratamiento de personas con hepatitis C, OMS (sólo en inglés)

Infografía sobre las hepatitis en América Latina y el Caribe OPS sobre las hepatitis

OPS sobre las hepatitis