8 de marzo: Día Internacional de la Mujer

El 8 de marzo es el día internacional de la mujer, una buena excusa para analizar cuál es la situación de las mujeres frente al VIH y seguir promoviendo la igualdad de derechos y oportunidades. En esta nota presentamos algunos datos que trazan un panorama general de las mujeres y el VIH.

Los datos epidemiológicos más recientes indican que en la Argentina viven alrededor de 110 mil personas con VIH, un tercio de las cuales son mujeres. Cada año, se estima que dos mil mujeres contraen el virus. La tasa más elevada de casos de VIH entre las mujeres se da en el grupo de 25 a 34 años, seguidas por las de 35 a 44. Esto se debe a que el test de VIH es de ofrecimiento obligatorio para las mujeres embarazadas, por ende más mujeres acceden a su diagnóstico en la edad fértil.

Más del 95% de las infecciones que se producen cada año corresponden a relaciones sexuales sin protección. La vulnerabilidad de la mujer a adquirir el VIH se incrementa debido a las relaciones de poder en el seno de la pareja y la dificultad para negociar el uso del preservativo: según los resultados de la investigación “Estudio sobre mujeres con diagnóstico reciente”, publicada en 2012, el 92% de las mujeres con VIH encuestadas indicó haberse infectado a través de relaciones sexuales desprotegidas con un varón; de ellas, el 73% mantenía una relación estable, desmoronando una de las creencias que indica que las infecciones ocurren en relaciones ocasionales. El estudio se encuentra disponible en este vínculo.

La Dirección de Sida y ETS del Ministerio de Salud cuenta con la “Guía para la atención integral de las mujeres con infección por VIH”, que puede ser de utilidad para los equipos de salud y puede descargarse desde aquí. El folleto "Embarazo, sífilis, VIH y hepatitis B" contiene información sobre medidas para la prevención de la transmisión vertical de estos virus durante el embarazo, el parto y el posparto inmediato y puede consultarse aquí.  

El día internacional se conmemora el 8 de marzo debido a que en 1857 un grupo de obreras textiles tomó la decisión de salir a las calles de Nueva York a protestar por las míseras condiciones en las que trabajaban.