Ministerio de Salud aprueba nuevas recomendaciones para uso de test rápido en diagnóstico de VIH

El Ministerio de Salud de la Nación aprobó las recomendaciones para la implementación de tests rápidos en el diagnóstico de VIH y de otras infecciones de transmisión sexual (ITS), a través de la resolución 1340/2013, publicada en el Boletín Oficial el 27 de agosto pasado. La norma contempla la recomendación del uso del test rápido y regula su aplicación.

"Esta resolución forma parte de la política de promoción del diagnóstico de VIH que está llevando a cabo la Dirección de Sida y ETS, que tiene dos líneas de trabajo fundamentales: estimular la demanda espontánea del diagnóstico promoviendo el testeo voluntario con asesoramiento y estimular la oferta activa en el marco de la consulta médica", señaló Laura Recoder, coordinadora de Diagnóstico de la Dirección de Sida y ETS.

Se estima que en Argentina viven alrededor de 110.000 personas con VIH, el 40% de las cuales desconoce su condición. Se siguen diagnosticando anualmente alrededor de 5500 personas con VIH. Según Laura Recoder, "uno de los indicadores más preocupantes es la proporción de diagnósticos que se producen en estadios avanzados de la infección, es decir con presencia de enfermedades marcadoras de sida o con bajos niveles de CD4. Uno de cada cuatro diagnósticos reportados en 2010 tenía esta característica de diagnóstico tardío: el 29,5% en el caso de los varones y el 17,3% en el de las mujeres".

En este sentido, estas recomendaciones pueden ser un gran paso para el acceso al diagnóstico. Laura Suárez Ornani, coordinadora del área Reactivos de la Dirección de Sida, destacó que "el test rápido tiene una alta sensibilidad comparable con las pruebas convencionales. En promedio, el resultado se puede tener en media hora. Además, como no requiere de una gran infraestructura para su implementación y se reducen los circuitos de derivación de muestras, se facilita el acceso al diagnóstico."

La norma indica que "la persona que se realiza el test deberá recibir asesoramiento pre y post test conforme las recomendaciones del Ministerio de Salud de la Nación a través de la Dirección de Sida y ETS, debiendo firmar el correspondiente consentimiento informado". También contempla que todo el proceso de testeo sea supervisado por un profesional bioquímico.

Asimismo las recomendaciones señalan que "las instituciones que utilicen tests rápidos deberán desarrollar los procesos de capacitación a los equipos de salud, necesarios y pertinentes para la correcta implementación de la técnica rápida a ser utilizada, conforme las recomendaciones, que oportunamente emita el Ministerio de Salud de la Nación a través de la Dirección de Sida y ETS".