Tornados y tormentas eléctricas

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Un TORNADO es un fenómeno meteorológico que se manifiesta como una columna de aire que rota de forma violenta y que está en contacto tanto con la superficie de la Tierra como con una nube. En la Argentina, los tornados son, por lo general, de baja escala: implican por lo general caída de ramas y árboles, y menos frecuentemente voladura de techos y desplazamiento de automóviles. Durante los meses de noviembre y marzo se registra la mayor cantidad de tornados, siendo el invierno la época con menor porcentaje de eventos.

Las TORMENTAS ELÉCTRICAS son otro fenómeno meteorológico caracterizado por la presencia de rayos. Generalmente están acompañadas por lluvias y vientos fuertes pero pueden presentarse también sin estas condiciones climáticas. La imposibilidad de predecir dónde caerán los rayos aumenta el riesgo para las personas y los bienes materiales. Durante el verano se registra la mayor cantidad de caída de rayos.

 

REGIONES QUE AFECTA EN ARGENTINA:

Tornados: Sobre todo, se presentan en el llamado "Pasillo de los Tornados" (Entre Ríos, Córdoba, Santa Fe, La Pampa, Ciudad de Buenos Aires y GBA). Tormentas eléctricas: pueden presentarse en todas las regiones del país, pero la Puna (NOA) es la zona con mayor actividad.

EFECTOS SOBRE LA SALUD:

En la Argentina, los tornados son de muy baja escala y el mayor riesgo lo representan las lesiones por la caída de ramas, árboles y objetos impulsados por el viento. En el caso de la tormenta eléctrica, las personas alcanzadas por un rayo reciben una poderosa descarga eléctrica que puede llegar a matarlas. En algunos casos las personas presentan importantes quemaduras. La mayoría de las muertes y lesiones debidas a rayos ocurren cuando la gente está afuera en los meses de verano durante la tarde o la noche.

MORTALIDAD:

La mortalidad producto de las consecuencias de los tornados es poco frecuente en la Argentina ya que éstos son de baja escala. Los casos de mortalidad, en general, son resultado directo del aplastamiento de las personas por objetos contundentes. En cuanto a las tormentas eléctricas, las personas alcanzadas por un rayo tienen alto riesgo de mortalidad.

MEDIDAS DE PREVENCIÓN:

Tornados: es recomendable permanecer dentro de la casa hasta que pasen las ráfagas de viento y/o el tornado y alejarse de puertas vidriadas y ventanas. Además, se pueden evitar accidentes al desconectar los servicios de electricidad ya que pueden generar descargas eléctricas y posibles electrocuciones. Tormentas eléctricas: principalmente se recomienda no permanecer al aire libre para evitar ser alcanzado por un rayo. + Info

SALUD AMBIENTAL:

Agua potable y cloacas: Los tornados pueden dañar la red de agua. Las ramas y árboles caídos y los escombros pueden tapar las cloacas.

Caminos y rutas: Pueden verse dañadas o cortadas las rutas y caminos por los árboles y los escombros. Del mismo modo, es probable que el tendido eléctrico sea afectado por la caída de ramas o árboles generando interrupciones en el suministro eléctrico.

Viviendas y edificios: La caída de árboles puede destruir techos y causar daños en las viviendas. Asimismo, en algunas ocasiones la fuerza del fenómeno puede provocar la voladura de los techos (sobre todo si son de chapa o de tejas).

Por otro lado, la caída de rayos puede dañar viviendas y edificios, se puede desprender mampostería y romper techos.

SERVICIOS DE SALUD:

Si el centro de salud se encuentra en el camino del tornado, puede haber daño en la infraestructura, las instalaciones eléctricas y sanitarias, así como en el equipamiento. Esto podría afectar la oferta de servicios en el momento más crítico de la asistencia.

Ver recomendaciones para el cuidado de la salud