Inundaciones

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

En las INUNDACIONES se conjugan causas naturales y humanas. Entre los factores naturales se encuentran los geográficos y los meteorológicos. Las llanuras presentan un escenario de suma fragilidad porque ante excedentes hídricos, su relieve puede no llegar a evacuar grandes volúmenes de agua. El aumento de las precipitaciones es otro factor natural que hace que se saturen los reservorios del subsuelo y se eleven así las napas, provocando mayores inundaciones. Por otro lado, la menor altura de la ribera derecha de los ríos Paraná y Paraguay, permite el desborde de las aguas hacia las provincias de Formosa, Chaco y Santa Fe. La Sudestada, con sus fuertes vientos, impide el desagüe de los ríos Paraná y Uruguay provocando inundaciones en la zona del Delta.

Entre las causas por acción humana, las inundaciones se producen cuando se intervienen en los sistemas naturales sin conocer las características del sistema y sin evaluar las consecuencias. Por ejemplo, eso sucede ante el crecimiento descontrolado de las ciudades, ante el insuficiente y escaso mantenimiento del sistema de desagüe pluvial, el relleno y ocupación de franjas costeras que dificultan aún más el drenaje, entre otros.

 

REGIONES QUE AFECTA EN ARGENTINA:

Las llanuras argentinas son las regiones mayormente afectadas por el riesgo de inundaciones. Afecta a las regiones del Noreste, del Centro y del Área Metropolitana de Buenos Aires.

EFECTOS SOBRE LA SALUD:

En general, no se registran brotes de enfermedades bien definidas como consecuencia inmediata de las inundaciones, es de esperar que se produzca un lento deterioro de las condiciones de saneamiento básico de la comunidad.

Las inundaciones pueden causar un número inesperado de muertes, lesiones o incremento de las enfermedades transmisibles en la comunidad afectada e incrementar el riesgo de trastornos psicológicos. A su vez, en los casos en los que las inundaciones implican reubicar a las personas, si eso ocurre bajo condiciones de hacinamiento y poca higiene, puede traer aparejadas afecciones, como por ejemplo, diarrea aguda, insuficiencia respiratoria aguda, malaria, dengue y leptospirosis, entre otras.

MORTALIDAD:

En una inundación, puede haber riesgo de mortalidad tanto por adquirir una enfermedad respiratoria o diarreica, por ejemplo, como por la alta probabilidad de sufrir electrocuciones y ahogo.

MEDIDAS DE PREVENCIÓN:

Prevenir enfermedades diarreicas y respiratorias: En caso de verse afectados los depósitos de alimentos y/o fuentes de refrigeración, hay que tener especial cuidado en no consumir alimentos contaminados. También hay que tomar agua segura, cuidar la limpieza, controlar la descarga de basura, la higiene personal y alimentaria, y en el caso de los bebés, sostener la lactancia materna exclusiva. Es importante, además, tener el plan de vacunación al día, de acuerdo con el Calendario Nacional de Vacunación.

Prevenir el dengue: la medida más importante de prevención es la eliminación de todos los criaderos de mosquitos. Por ejemplo, conviene descartar o dar vuelta recipientes que contengan agua al interior o exterior de la vivienda. También es importante prevenir la picadura del mosquito usando repelentes sobre la piel expuesta y sobre la ropa con aplicaciones cada 3 horas y espirales o tabletas repelentes en los domicilios.+ Info

SALUD AMBIENTAL

Agua potable y cloacas: desbordes cloacales y contaminación de las fuentes de origen del agua que crean condiciones que favorecen las epidemias.

Caminos y rutas: anegamientos y problemas en la visibilidad.

Viviendas y edificios: suciedad por agua y barro en las paredes y objetos del hogar; explosiones e incendios.

SITUACIÓN CON LOS ALIMENTOS:

Los alimentos pueden echarse a perder tanto por haber tenido contacto con agua de la inundación como por perder la cadena de frío por más de 4 horas en heladera apagada y dos horas a temperatura ambiente.

SERVICIOS DE SALUD: Puede haber daño en la infraestructura, las instalaciones eléctricas y sanitarias, así como en el equipamiento, afectándose la oferta de servicios en el momento más crítico.

Ver recomendaciones para el cuidado de la salud