Actores clave en la gestión del riesgo

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

La salud es una responsabilidad compartida que depende de la asociación entre autoridades locales, provinciales, nacionales e instituciones públicas no estatales y privadas. Cada escenario de riesgo requiere del trabajo coordinado entre distintos actores en una comunidad.

En la gestión de riesgos los comunicadores en salud son mediadores y enlace entre la población afectada y todas las partes involucradas en una emergencia o desastre.

El conjunto de actores involucrados en una determinada crisis, puede variar según la provincia, cada tipo emergencia y la situación específica. El siguiente esquema de actores sirve como modelo a tener en cuenta en la gestión de riesgos:

1) El Centro de Operaciones de Emergencia o COE central conformado por todos los organismos responsables de responder a la emergencia.

Es el máximo responsable de la conducción, articulación y toma de decisiones. Puede denominarse de distintas formas e integrar a actores diversos; principalmente: sector salud, urbano, logístico, protección civil, seguridad, etc.

2) Equipo de Respuesta del sector Salud.

Responsable de coordinar la respuesta y la toma de decisiones en el sector salud. La/ el comunicador en salud adquiere un rol significativo en este espacio, dado que formará parte de un trabajo articulado con los técnicos.

3) Sala de Situación de Salud.

Apoya a la toma de decisiones en salud pública. Recibe, sistematiza, procesa y divulga la información vinculada con la situación sanitaria.

4) Organismos científicos y técnicos relacionados con cada tipo de emergencia.

(Especialistas en agua y saneamiento, vulcanología, medio ambiente, salud mental, evaluación de daños en hospitales, logística y administración, etc.). Son fuentes de información fiables y brindan insumos fundamentales para los comunicadores, que luego deben convertirlos en información clara y comprensible para la comunidad.

5) Organismos de otros niveles de gestión estatal con responsabilidades afines.

Son aquellos organismos del Estado que pertenecen a otra jurisdicción, pero que pueden brindar apoyo en una comunidad específica (recursos, experiencia y conocimientos).

6) Instituciones de salud pública y privada.

Implica a autoridades sanitarias locales y todos los servicios de salud: obras sociales, sistemas de medicina prepaga y clínicas del sector privado; asociaciones médicas profesionales y sindicatos del sector de la salud; Organizaciones no gubernamentales del sector de la salud. Estas entidades son los sectores que tienen un fuerte protagonismo durante la fase de atención de la crisis y es importante sumarlos desde la fase previa a la emergencia con capacitación y sensibilización acerca de estos temas.

7) Organizaciones internacionales y de cooperación del sector Salud, entre ellas, la OPS, UNICEF, Cruz Roja, etc.

Aparte de la respuesta directa en el lugar afectado, suelen ser recursos para la asistencia logística y la movilización de recursos. Estos actores también han hecho de la información su materia prima para tomar decisiones.

8) Referentes y organizaciones no relacionadas con la salud pública.

Partidos políticos y agrupaciones militantes. Grupos religiosos, grupos juveniles. Asociaciones empresariales e industriales. Asociaciones de padres de escuela. Líderes de opinión de diversos sectores (personalidades importantes de la cultura, deporte, etc.). Hay que incluirlos en la planificación de los preparativos y sumar su apoyo desde el principio, de modo que puedan colaborar en mantener informada y contenida a la población, en sintonía con los criterios que dispongan las autoridades sanitarias.

9) Población afectada por la situación de emergencia.

Antes de la emergencia la población ha de estar correctamente informada y prevenida sobre las amenazas locales y cómo proceder ante una situación de riesgo. La preparación de la población y las organizaciones locales, implica incorporar planes de evacuación y sistemas de alerta temprana, que resulta efectiva en muchos escenarios y ayuda a salvar vidas. Asimismo, los equipos de comunicación en salud deben identificar cuáles son los grupos más vulnerables ante cada emergencia y reconocer sus necesidades básicas (personas mayores, mujeres embarazadas y bebés o niños pequeños, personas con enfermedades crónicas o discapacidad, etc.). Lo más probable es que haya que desarrollar diferentes mensajes y herramientas de comunicación para llegar a los diversos grupos de la población.

10) Periodistas y medios de comunicación de alcance local, regional, nacional e internacional.

La prensa es uno de los actores que asumen un rol clave en estas situaciones. Su trabajo brinda cobertura al impacto de la emergencia, a las necesidades de la población y a los mecanismos de respuesta establecidos. Por otro lado, los periodistas deben recibir capacitación profesional para profundizar su conocimiento del fenómeno y para estar  en condiciones de articular con el conjunto de actores de gestión de riesgo.