Tormentas de nieve y heladas

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

banner tormenta-nieve-heladas

El temporal de invierno es un estado muy frío del tiempo que con mayor intensidad y frecuencia descarga nieve y puede poner en peligro la vida humana y de los animales. Las tormentas de invierno acarrean hielo, nieve, bajas temperaturas y, a menudo, condiciones peligrosas para manejar.  La helada se caracteriza por bajas temperaturas inferiores a 0º C. + Info

 

RECOMENDACIONES PARA EL CUIDADO DE LA SALUD

 

Recomendaciones ANTES del evento

 

Preparar la vivienda: Asegúrese de que la casa esté bien impermeabilizada y que las puertas y ventanas tengan burletes para mantener el aire caliente adentro. Además, hay que proteger las cañerías con material aislante, con diarios o plástico, y permitir que las canillas goteen un poco de agua durante el clima frío, para evitar que se congelen las cañerías. También es necesario mantener limpias las canaletas y reparar las filtraciones del techo.

  • Aprenda a cerrar las llaves principales de agua (en caso de que explote una cañería).

  • Haga verificar por un profesional la estabilidad estructural del techo para sostener pesos excepcionales debido a las acumulaciones de nieve o de agua, por si el drenaje de los techos planos llega a fallar.

  • Si las cañerías se congelan, no las descongele con fuego. Hágalo lentamente con el aire templado de un secador de pelo eléctrico o con agua caliente.

  • Cuente con matafuegos en diferentes ambientes de la casa, en lugares accesibles y asegúrese de que todas las personas del grupo familiar sepan cómo usarlos.

Prepare su vehículo: si cuenta con un automóvil u otro vehículo, llene el tanque de combustible, para estar preparado en caso de tener que abandonar el lugar por una urgencia. Verifique que su estado se mantenga óptimo y asegúrese de que los neumáticos tengan una banda de rodamiento adecuada.

Si hay ALERTA declarada:

  • Esté atento a la información meteorológica y de las autoridades locales.

  • Comuníquese con autoridades o instituciones de protección de su localidad para conocer las medidas que se tomarán en caso que sea necesario.

  • Si reside en una zona de riesgo, prepárese para una eventual evacuación, resguardando documentos y objetos imprescindibles y un botiquín de primeros auxilios.

En caso de alerta declarada en la zona donde se reside, tenga a mano:

  • Ropa de cama, frazadas, bolsas de dormir.

  • Ropa extra abrigada, botas impermeables, guantes, bufandas y gorro.

  • Sal de roca o productos ambientalmente seguros para derretir el hielo en las calles y caminos.

  • Arena para mejorar la tracción.

  • Palas y otras herramientas para remover la nieve.

 

Recomendaciones DURANTE el evento

 

En lugares cerrados (casa, trabajo, otro): evite exponerse por tiempo prolongado al frío en exteriores. Manténgase atento a cambios en las condiciones climáticas e infórmese a través de la radio, TV, internet u otros medios disponibles.

Mantenga la vivienda calefaccionada en forma segura: es fundamental en estos periodos prevenir la intoxicación por monóxido de carbono, ventilando los ambientes y utilizando un sistema de calefacción y calentamiento del agua que sean seguros, verificados por un profesional matriculado. Además, se deben usar chimeneas, estufas a leña o calentadores a combustión sólo si tienen un sistema adecuado de extracción o no dirigen los gases del combustible hacia adentro de la vivienda.

Es importante para prevenir accidentes, colocar las fuentes de calor a más de 1 metro de distancia de superficies que pueden prenderse con facilidad como cortinas, muebles o ropa de cama. Nunca cubra los calentadores y cuide que los niños no se acerquen a las fuentes de calor.

Cuídese del frío intenso:

  • Genere más calor corporal mediante el movimiento (correr, saltar, mover las extremidades, etc.)

  • Beba mucha cantidad de líquido.

  • Abríguese adecuadamente y manténgase bajo techo.

  • Sumerja las extremidades en agua a una temperatura ligeramente superior a la del cuerpo.

  • En caso de verse afectado por el frío, consulte a un médico o asista al centro de salud más cercano.

  • Evite los cambios bruscos de temperatura, ya que pueden provocar enfermedades del sistema respiratorio. En esos casos, se recomienda cubrirse la boca y la nariz para evitar aspirar el aire frío.

Para el cuidado de su salud en la vía pública: lo mejor es quedarse adentro durante la tormenta de nieve, pero si debe salir:

  • Abríguese con muchas capas de ropa liviana, que mantienen el calor más que un solo abrigo pesado. Botas impermeables, guantes (o mitones), un gorro y una bufanda o máscara de lana para cubrir la cara y la boca para proteger los pulmones, estos elementos previenen la pérdida de calor del cuerpo. Procure que la capa de afuera de la ropa, sea de una tela impermeable y resistente al viento. Mientras que las capas interiores de ropa pueden ser de lana, seda o polipropileno, ya que mantienen más el calor corporal que las de algodón.

  • Manténgase seco, la ropa húmeda enfría el cuerpo rápidamente. Evite transpirar, reduciendo la cantidad de capas de ropa extra cada vez que sienta mucho calor. En la vía pública, patios y otros exteriores, camine cuidadosamente sobre superficies con nieve o hielo, para evitar accidentes.

Para el cuidado de la salud en la escuela: es importante que toda institución escolar, ubicada en las zonas de riesgo de tormentas de nieve y heladas, esté calefaccionada de forma segura y cuente con un Plan de Emergencia que incluya asignación de roles, procedimientos, determinación de zonas de riesgo, zonas de seguridad y vías de evacuación.

Para el cuidado al conducir: evite viajar en automóvil durante una tormenta, pero si debe conducir en esas condiciones: lleve un equipo de emergencia en el baúl; viaje durante las horas del día; mantenga a otras personas informadas de su itinerario; quédese en los caminos o rutas principales; evite acortar camino o tomar rutas poco transitadas; utilice llantas o cadenas para la nieve si es adecuado.

Si el vehículo queda atrapado durante una tormenta de nieve o de hielo:

  • Encienda las luces medias y ponga una bandera o signo de auxilio en la antena.

  • Llame al número local de emergencias.

  • Permanezca dentro del vehículo. Es el sitio más probable en que lo encontrarán los equipos de ayuda, a menos que exista una edificación cercana donde refugiarse.

  • Si quedó varado en una zona inhóspita, en lo posible esté atento a la circulación del camino, ya que podría ser acudido por otros conductores que pasen por el lugar.

  • Calefaccione el interior del vehículo con precaución: encienda el motor y use la calefacción por aproximadamente 10 minutos cada hora. Para su seguridad, procure mantener ventilado el interior del vehículo, dejando entrar oxígeno. Además, controle que el caño de escape no tenga obstrucciones, para que los gases no retornen al interior del automóvil.

  • Deje la luz del interior prendida cuando el motor esté en marcha para que el vehículo parado sea visible.

  • Mientras esté sentado, mueva los brazos y las piernas para hacer circular la sangre y conservar el calor del cuerpo.

  • Mantenga ligeramente abierta una de las ventanas del lado opuesto a la dirección del viento para dejar entrar oxígeno.

  • Envuélvase todo el cuerpo, incluso la cabeza, con ropa extra, mantas o diarios.

  • No dormirse, eso hace que sea menos vulnerable a las afecciones asociadas a las temperaturas frías.

  • Coma con regularidad y beba abundantes líquidos, pero evite la cafeína y el alcohol.

 

Recomendaciones DESPUÉS del evento

 

Higiene y desinfección del hogar: revise las canaletas y techos. Quite la nieve acumulada. Si palea nieve, trabaje despacio y no se extenúe, porque el cuerpo ya está trabajando exigido para mantenerse cálido. Por otro lado, haga controlar por personal matriculado que los cables eléctricos y las cañerías de agua y gas funcionen correctamente. Sólo volver a usar los artefactos eléctricos que pudieron humedecerse durante la tormenta, una vez que se hayan secado completamente.

Qué hacer con los alimentos y el agua: si hubo corte de luz, controle y tire los alimentos que quedaron en la heladera, ya que pierden la cadena de frío. Luego de la tormenta de hielo, asegúrese que las cañerías no hayan explotado.