Erupciones volcánicas y cenizas

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

banner erupciones volcanicas cenizas

Las erupciones volcánicas resultan del ascenso del magma y gases que se encuentran en el depósito interno del volcán. En este sentido, las erupciones están compuestas por una mezcla de magma, gases volcánicos y fragmentos de roca del cerro o montaña que se rompe. Los productos de las erupciones pueden manifestarse como flujos de lava, flujos piroclásticos (gas y lava), lluvia de cenizas y emisiones de gas, entre otros. De todos los peligros volcánicos la lluvia de cenizas es la que abarca una mayor superficie y afecta a mayor número de personas y bienes materiales. + Info

 

RECOMENDACIONES PARA EL CUIDADO DE LA SALUD

 

Recomendaciones ANTES del evento

 

En áreas que tienen riesgo de erupciones volcánicas:

  • Manténgase informado sobre el plan de emergencia local. Conozca las rutas de evacuación del barrio, lugar de trabajo y de la comunidad hacia zonas de seguridad.
  • Proteja las fuentes y depósitos de agua con plásticos, chapas, madera u otros materiales para evitar que se contaminen con cenizas.
  • Tenga preparados y a mano máscaras para polvo o insumos para armar máscaras caseras para cubrir boca y nariz. Para tal fin, pueden servir pañuelos de trama fina puestos en varios dobleces, cuellos de tela "polar" de trama apretada, o barbijos comunes dobles superpuestos.
  • Mantenga una reserva de los siguientes artículos: botiquín de primeros auxilios, medicinas de las personas que padezcan enfermedades crónicas, etc. y prepare un bolso básico y otros elementos indispensables.

Si hay alerta declarada:permanezca en el hogar atento a la información oficial sobre la actividad volcánica. Si está en una zona de riesgo, prepárese para una eventual evacuación, resguarde documentos y objetos imprescindibles en un bolso impermeable y tenga a mano un botiquín de primeros auxilios.

 

Recomendaciones DURANTE el evento

 

En lugares cerrados (casa, trabajo, otro): manténgase dentro de la casa, respirando a través de un paño húmedo y protéjase los ojos: evite refregarlos, lávelos suavemente con agua y si le arden consulte al médico. También es importante la hidratación, por lo que se recomienda tomar abundante agua, resguardada de las cenizas.


Por otro lado, para evitar accidentes es fundamental proteger las ventanas ante una posible rotura, ya que podrían caer piedras. Cierre aberturas y conductos de ventilación de la vivienda, cubriendo con paños húmedos los espacios que queden alrededor de las ventanas y puertas. Asimismo, si tiene animales resguárdelos y/o sepárelos del forraje para evitar que coman pasto contaminado con cenizas.

Para el cuidado de su salud en la vía pública: si hay indicación de evacuar la zona, al exponerse al exterior use anteojos, máscaras y cúbrase la boca, nariz y oídos con paños húmedos. Use camisas de manga larga y pantalones largos, para mantener la piel mayormente cubierta. Durante o luego de la lluvia de cenizas, evite que los niños jueguen al aire libre. Si estuvo en el exterior, lávese las manos y las de los niños (para evitar que ingieran ceniza). Se recomienda el uso de jabón neutro y luego la aplicación de una crema humectante.

Para el cuidado de la salud en la escuela: es importante que toda institución escolar ubicada en las zonas de riesgo de erupción volcánica y lluvia de cenizas, diseñe un Plan de Emergencia que incluya asignación de roles, procedimientos, determinación de zonas de riesgo, zonas de seguridad y vías de evacuación.

Para el cuidado al conducir: evite prender el motor del auto, ya que al conducir se levanta la ceniza volcánica que podría obstruir el vehículo. De lo contrario, en caso de ser necesario conducir, hágalo a baja velocidad y con las luces encendidas debido a que la ceniza se levanta y dificulta la visibilidad, además de provocar que el pavimento se vuelva resbaloso. Asimismo, durante una erupción mayor, no cruce quebradas o ríos; diríjase a sectores altos por las vías de evacuación establecidas.

 

  • Si se encuentra manejando y es sorprendido por la lluvia de ceniza, permanezca dentro del vehículo con las ventanas y puertas cerradas y el motor apagado.

  • No use los limpiaparabrisas si hay cenizas secas sobre él porque rayará el vidrio. Por eso, al conducir lo mejor es usar agua y un trapo para limpiar los parabrisas tantas veces como sea necesario. Es recomendable llevar agua en una botella para tenerla a mano.

  • Tape los vehículos con plástico para evitar su deterioro.


Para el cuidado del agua: en situación de alerta es muy importante usar el agua con precaución para evitar su escasez ya que se puede necesitar para usos críticos en el momento de la emergencia como, por ejemplo, el saneamiento, la extinción de incendios, etc. Por lo que será mejor evitar limpiar la casa, lavar el auto o las calles hasta que las autoridades así lo dispongan. Además, es necesario asegurarse de que las fuentes de agua no se contaminen con las sustancias químicas que tienen las cenizas: cubra las bombas de agua y proteja los tanques para prevenir la contaminación.

 

Recomendaciones DESPUÉS del evento

 

Higiene y desinfección del hogar: al ingresar desde el exterior a la casa es recomendable quitarse el abrigo y el calzado para no esparcir cenizas en el ambiente. Es aconsejable limpiar la casa cuando los equipos públicos de trabajo y vecinos estén limpiando las áreas cercanas. Trabajar de manera coordinada facilita la limpieza, evitando esparcir cenizas en el entorno. Remueva con una pala o escoba la ceniza de los techos, patios y calles, depositándola en bolsas. No arroje las cenizas en los desagües ya que pueden taparse. Conviene, además, humedecerlas antes de limpiarlas para evitar que se dispersen. Aún así, use poca agua ya que si no se juntan rápido se endurecen como cemento. Toda tarea de limpieza profunda implicará usar máscara o paño mojado, protegerse los ojos y vestirse con ropa que resguarde el cuerpo del contacto con las cenizas.

  • Limpie alrededor de las ventanas por dentro y por fuera con trapos mojados. Barra y pase el trapo remojado sobre los pisos.
  • Limpie los huecos de ventilación de la heladera así como cualquier superficie que pueda arrojar aire y recircular cenizas: extractores de aire, chimeneas, ventiladores y estufas deben limpiarse a fondo.
  • Coloque las cenizas en bolsas reforzadas. Use bolsas pequeñas para que no se complique la recolección. Además, las bolsas grandes se pueden romper más fácilmente y perder cenizas.
  • Si es posible, use la aspiradora para limpiar alfombras y tapicería.
  • Los vidrios, esmaltes y las superficies de acrílico o acero pueden rayarse si se las frota con fuerza. Use paño o esponja remojados en detergente y golpee la superficie en vez de frotarla.
  • Sacuda las telas afuera de la casa para quitarles las cenizas y enjuáguelas con abundante agua.
  • Durante varios meses después de la lluvia de cenizas, los filtros del aire acondicionado y del calefactor necesitan atención cuidadosa y limpieza constante.


Qué hacer con los alimentos y el agua: si hubo cortes de electricidad, tire los alimentos de la heladera que perdieron la cadena de frío. También deshágase de la comida y bebida que hayan estado en contacto con la ceniza. Además, hay que cerciorarse con la empresa de agua, que ésta sea potable (las cenizas contienen sustancias químicas (flúor) que resultan contaminantes).

Si su hogar tiene toma de agua del techo (agua de lluvia), desconecte las cañerías para evitar que circule agua potencialmente contaminada. Si no pudo desconectar a tiempo, se recomienda testear el agua del tanque antes de usarla. Si esto no es posible, drene, enjuague el tanque y vuelva a llenar con agua no expuesta a las cenizas.


Para la limpieza fuera de la casa o techos: después de una lluvia de cenizas corresponde limpiar los techos. Para eso será necesario coordinar las tareas con los vecinos para prevenir el esparcimiento descontrolado de las cenizas. Es importante no humedecer demasiado las cenizas de los techos ya que eso aumenta su peso y los pone en peligro de colapso. Tampoco debe hacerse un cepillado en seco, ya que levanta las cenizas. En las tareas de limpieza deben protegerse ojos, piel y vías respiratorias, utilizando ropa cubierta y una máscara o paño mojado antes de empezar.

  • Extreme las precauciones al limpiar escaleras y techos ya que las cenizas hacen el piso muy resbaloso.

  • Si el techo tiene canaletas limpie bien las cenizas allí acumuladas, para evitar que se obstruyan y tapen los desagües.

  • Antes de empezar, tape con plástico todos los equipos a la intemperie: bombas de agua, calefones o termotanques, etc.

  • Terminada la limpieza, sacuda bien los zapatos antes de entrar y quítese la ropa usada afuera.