El encuentro concluyó hoy en Buenos Aires

Reunión de OPS afirmó que los Estados tienen el deber de definir políticas nacionales sobre RRHH en salud

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

La “Declaratoria de Buenos Aires”, documento preliminar que deberán aprobar los países participantes, considera que el fortalecimiento de equipos multiprofesionales de salud en el primer nivel de atención es una estrategia que compromete a todos los sectores.

La segunda Reunión Regional de Recursos Humanos para la Salud celebrada en Buenos Aires desde el lunes último, organizada conjuntamente por el Ministerio de Salud de la Nación y la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS), concluyó hoy con una declaración preliminar en la cual los países del continente afirman que "la definición de políticas nacionales en torno a los Recursos Humanos es un deber esencial del Estado para garantizar el acceso al derecho a la salud".

Los participantes afirmaron igualmente "su voluntad, interés y compromiso" en la construcción de una "nueva agenda regional" de recursos humanos para la salud post 2015, entendida como "una plataforma de acción y cooperación compartida para acelerar los procesos de transformación de nuestros sistemas de salud con el fin de alcanzar la salud universal".

Consideran que "la expansión y el fortalecimiento de los equipos multiprofesionales de salud en el primer nivel de atención, enraizados en sus comunidades, constituyen una estrategia poderosa que compromete a todos los sectores y actores sociales para enfrentar con nuestras poblaciones las necesidades cambiantes de salud y transformar los modelos de atención".

El encuentro, titulado "Los equipos de salud frente a nuevos y renovados desafíos", fue inaugurado el lunes por el ministro de Salud de la Nación, Daniel Gollan, en el flamante Centro Cultural Kirchner, en el corazón de Buenos Aires en presencia de la representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS) en Argentina, Maureen Birmingham, del director del departamento de Sistemas y Servicios de Salud de la OPS, James Fitzgerald, del gabinete de la cartera sanitaria nacional y de más de 200 delegados de países de la región, ministros de Salud de las provincias, representantes de instituciones académicas, directores de hospitales y expertos.

En la misma declaratoria, las delegaciones participantes, procedentes de Canadá a Chile incluyendo al Caribe anglófono, acordaron mejorar la disponibilidad y distribución del personal calificado y pertinente; reconocer la labor de los trabajadores comunitarios de salud; reorientar la educación de los profesionales de la salud hacia la Atención Primaria de la Salud y tener en cuenta la feminización de la fuerza laboral en el sector de la salud, entre los puntos salientes. Además coincidieron en promover el compromiso social y ético de los trabajadores de salud en defensa del derecho de las personas.

"Fue un encuentro muy positivo en el cual la Argentina no solamente fue anfitriona y co-organizadora. Nuestro Ministerio fue organizador y partícipe activo", precisó al secretario de Políticas, Regulación e Institutos de la cartera sanitaria nacional, Mario Rovere.

El funcionario subrayó la amplia participación de los países de la región en este encuentro, el segundo de carácter regional como parte del proceso iniciado en Toronto en 2005. El objetivo de la reunión de Buenos Aires era básicamente definir una nueva agenda en recursos humanos para los próximos años que optimice la distribución de los equipos de salud y adecúe sus capacidades para hacer frente a las necesidades de la región en materia sanitaria.

Previo a la inauguración formal de la cumbre regional, el Ministerio de Salud de la Nación realizó un encuentro nacional en el cual presentó un nuevo sistema de planificación e información en recursos humanos desarrollado en el país con el apoyo de la Escuela Andaluza de Salud Pública, destacó Rovere.

Ese sistema fue luego presentado a las delegaciones en colaboración con la OPS. Se trata de una propuesta metodológica de planificación de necesidades de especialistas en el país que constituye una herramienta informática que permite monitorear, visualizar resultados y realizar proyecciones futuras que ayudan a la planificación de los Recursos Humanos en salud. El modelo realizado servirá para planificar Recursos Humanos médicos y adecuar las políticas sanitarias para disponer de los profesionales indicados en los lugares indicados.

En esta declaración preliminar, los países participantes solicitaron a la OPS/OMS que desarrolle una propuesta de agenda que deberá ser presentada a los cuerpos directivos de esa organización en 2016.