Consenso en el marco del Consejo Federal de Salud

Ministros de Salud y decanos de Ciencias de la Salud acordaron agenda de trabajo para mejorar formación de médicos

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

El fortalecimiento y jerarquización de los recursos humanos en el primer nivel de atención fue uno de los temas destacados. Encargados de llevar adelante la estrategia de la atención primaria de la salud, los equipos sanitarios deben pensarse para brindar acceso en los lugares de más alta necesidad.

Los titulares de las carteras sanitarias de todo el país y representantes del Foro Argentino de Facultades y Escuelas de Medicina Públicas coincidieron ayer en la necesidad de formular un diagnóstico de la situación de los recursos humanos del sector salud, fomentar la participación de las universidades públicas en el proceso de formación de residentes, así como también avanzar en la unificación de las matrículas profesionales en todo el país.

A esas conclusiones arribaron en Santiago del Estero tras deliberar en forma conjunta en el marco de la primera reunión del año del Consejo Federal de Salud (COFESA), que bajo la presidencia del ministro Daniel Gollan, adoptó una mecánica de trabajo en comisiones específicas, que nuclearon a los ministros provinciales, autoridades sanitarias nacionales, representantes de universidades y equipos técnicos especializados en capital humano.

Durante las deliberaciones, hubo consenso generalizado respecto a la rectoría del Ministerio de Salud de la Nación en la formación de los recursos humanos y su injerencia en la definición de la formación de especialidades, para así definir la masa crítica de recursos humanos en función de las necesidades de la población desde la visión sanitaria estratégica.

Además, quedó establecida una agenda de trabajo en la que se fijó como prioridad definir un mecanismo entre la Nación y las provincias para asegurar el financiamiento de los recursos humanos para el primer nivel de atención.
Los participantes coincidieron en que se debe abogar por disponer de una matriculación única a nivel nacional de los profesionales. Pero también se comentó que existen herramientas como los reconocimientos interjurisdiccionales de especialidades, mecanismo al que se puede apelar a partir de la suscripción de acuerdos específicos.


En ese contexto, Gollan admitió que "estamos teniendo algunos inconvenientes para conseguir determinados tipos de especialistas en muchas provincias, por eso hemos venido a esta reunión no sólo los representantes de los ministerios, sino los decanos de las facultades de ciencias médicas de las universidades públicas para tratar un tema que comprende desde la formación de grado de los profesionales y hasta los posgrados también".


Los participantes del encuentro discutieron sobre la residencia médica como un elemento fundamental en la formación, pero abogaron por una presencia más activa de la universidad en ese proceso, ya que es en esta instancia en la que se puede certificar que esa formación se lleve a cabo.


En ese sentido, coincidieron en que se debe evitar que el período de residencia se convierta en solo una etapa aislada sino por el contrario en el acceso definitivo al acceso de la carrera.


"Históricamente las universidades han trabajado solas, puertas adentro, planteando que el problema era el sistema de salud, mientras que los ministros planteaban que el problema venía de las universidades encargadas de la formación de sus recursos humanos y nunca podíamos juntarnos para ver cuáles eran las dificultades para lograr un proyecto que les sirva a ambos", dijo Pedro Silberman, decano del departamento de Ciencias de la Salud de la Universidad Nacional del Sur y presidente del Foro Argentino de Facultades y Escuelas de Medicina Públicas (FAFEMP).


El titular del foro estuvo acompañado por Mario Róvere, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de La Matanza; Marcelo Yorio, vicedecano de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Córdoba; Ricardo Zelaya, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Tucumán y Marcelo Sang, coordinador de la carrera de Medicina de la Universidad Nacional de Chaco Austral.


"Este acercamiento ha tardado en concretarse, pero lo que ha mostrado el ministro Gollan es mucho pragmatismo y decisión política que en definitiva es el secreto para lograr resultados a corto plazo", añadió Silberman, quien dijo que "la propuesta del ministerio de Salud de la Nación de juntarnos en un encuentro en el cual convergen las visiones del país de los ministros de Salud provinciales y de las universidades genera una riqueza conceptual, de ideas y de proyectos que queremos que redunde en beneficios".


Nicolás Kreplak, viceministro de Salud de la Nación, valoró la jornada de trabajo al indicar "había una necesidad de debatir en conjunto. Surgieron visiones complementarias y no ha habido disidencias, por lo cual ahondaremos en este intercambio para generar los documentos que den lugar, por ejemplo, a propuestas que deban desarrollarse en los diferentes ámbitos institucionales".


Complejidad del escenario de formación de grado y postgrado


Argentina cuenta con una importante oferta de formación con 35 carreras de Medicina, de las cuales 14 son en universidades públicas, con la particularidad de que el 80 por ciento de la formación se da en el sector público.
Con una cantidad de egresos que se mantiene constante, en los últimos años en la carrera de Medicina los egresos oscilaron entre 4800 y 5500 egresados, con una cifra de ingresantes que viene en ascenso.


De acuerdo a un relevamiento de la dirección de Capital Humano de la cartera sanitaria nacional en conjunto con las provincias y datos del sector privado, se evidencia que la oferta de cargos de residencias, con respecto a la de egresados, es una cifra cercana, pero con la particularidad que los egresados están concentrados en la región central superando la oferta y en el resto de las provincias existe un déficit de egresados para cubrir esas vacantes.


De acuerdo al registro federal de profesionales de la salud que se encuentra en el sistema informático SISA, la cifra de médicos por mil habitantes es de 3,9 equivalente a la densidad de médicos que tiene Europa, y en la región, solo Uruguay y Cuba están en estos niveles, con 3,7 y 6,7 respectivamente.