Actividad en el marco del mes de la mujer

Eva Perón, un emblema para la prevención del cáncer cervicouterino

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

El Ministerio de Salud de la Nación organizó la mesa redonda “Una mujer, todas las mujeres”, en la que a través de la figura de Evita y la enfermedad que le provocó la muerte se busca reducir los 4.000 nuevos casos al año y 2.000 muertes por cáncer de cuello de útero.

La cartera sanitaria nacional brindó hoy la mesa redonda "Una mujer, todas las mujeres" en la que se realizó un análisis médico e histórico de la causa de la muerte de Eva Perón, el cáncer cervicouterino, para convertir a esta importante figura histórica en emblema de la prevención de esta enfermedad. "Estamos reunidos para poner en valor todo el esfuerzo que se está haciendo en el país para prevenir el cáncer de cuello de útero y tomamos a Evita como símbolo de la lucha contra este enfermedad responsable en el país de 4.000 nuevos casos por año y 2.000 muertes", afirmó Carla Vizzotti, jefa de la Dirección Nacional de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles (DiNaCEI).

"En Argentina se ha invertido muchísimo en el calendario de vacunación y una de las vacunas disponibles desde 2011 es contra el virus de papiloma humano (VPH) que es la causa de la infección que produce el 100 por ciento de los cánceres de cuello de útero. Es una vacuna muy costosa, que desde 2011 es gratuita y obligatoria", explicó Vizzotti. La responsable del DiNaCEI agregó que la prevención del VPH "es política de Estado" e incluye también "el tamizaje, para llegar al diagnóstico, el tratamiento y las curación de las mujeres". "Esto es ir avanzando hacia la equidad porque en donde están las tasas más altas, en el NOA y NEA, las coberturas de vacunación son muy altas y el tamizaje ha aumentado muchísimo y esperamos ver pronto un impacto en la disminución de las muertes por este cáncer", indicó Vizzotti.

El especialista en clínica médica, cardiólogo, jefe del Servicio de Medicina del Estrés del Hospital Municipal de San Isidro y escritor Daniel López Rosetti realizó un repaso de la historia clínica de Eva Perón desde los primeros síntomas, el diagnóstico erróneo de apendicitis aguda, la posterior intervención por el cáncer de cuello de útero hasta la muerte de Eva Perón por esta enfermedad. "El caso de Evita hubiera sido distinto si tiempo atrás, en los Toldos, le hubieran dado la vacuna que hoy se aplica de manera gratuita", explicó López Rosetti.

El médico y escritor destacó que "La vacuna gratuita contra el VPH es una inversión a futuro, muy a largo plazo y eso es importante. Los padres pueden llevar a sus hijas y regalarles algo tan importante como la vacuna". Además López Rosetti advirtió que a diferencia del pasado en que se evitaba pronunciar la palabra cáncer ahora "hay que pronunciarla cada vez más. El cáncer se puede prevenir cada vez más y curar, no es como antes.

Por su parte, Federico Kaski, subadministrador de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) quien hasta hace poco se desempeñó como jefe de gabinete de la Secretaría de Salud Comunitaria del Ministerio de Salud de la Nación, felicitó el trabajo del Programa Nacional de Prevención de Cáncer Cervicouterino "para llegar a todos los rincones del país con la vacuna y el tamizaje en donde más lo necesitan".

En el encuentro que se desarrolló en el Museo Evita participaron también la diputada nacional y presidenta de la Comisión de Acción Social y Salud de la Cámara de Diputados, Andrea García; la senadora nacional y presidenta de la Comisión de la Mujer del Senado nacional; Marina Riofrío; el ministro de Salud de Chubut José Manuel Corchuelo Blasco; miembros de la Comisión Nacional de Inmunizaciones (CoNaIn), y autoridades provinciales y personalidades del ámbito de la Salud y la Educación.

La vacuna contra el VPH es provista por el Estado nacional a través del Ministerio de Salud de la Nación, a cargo de Daniel Gollan, a todas las adolescentes de 11 años y es la estrategia principal para enfrentar y prevenir el cáncer cervicouterino. Esta vacuna se incorporó al Calendario Nacional de Vacunación en el año 2011 de manera gratuita y obligatoria para las mujeres, tengan o no cobertura social, y está disponible en todos los vacunatorios y hospitales públicos del país. Además acorta las diferencias socioeconómicas para que todas las mujeres tengan acceso a la prevención primaria, en particular en las regiones más desfavorecidas de Argentina que tienen las tasas de mortalidad más altas por cáncer cervicouterino.