3 de marzo, Día Internacional de la Atención Otológica

Salud recuerda una serie de consejos para cuidar el oído y la audición

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Mantener bajo el volumen de aparatos de audio personales, utilizar cascos o auriculares si trabajan en entornos ruidosos, atender cualquier señal de advertencia sobre pérdida de audición y hacerse revisiones auditivas periódicas, son algunas pautas para evitar dificultades auditivas en el futuro.

Con motivo del Día Intenacional de la Atención Otológica y en coincidencia con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Ministerio de Salud de la Nación, a cargo de Daniel Gollan, emitió hoy una serie de recomendaciones, destinadas especialmente a los jóvenes, para proteger la salud auditiva y no ponerla en riesgo bajo el lema "¡Escuchar sin riesgos!", pues si a lo largo de la vida se pierde capacidad auditiva, ésta no se recupera.

Cifras difundidas por la OMS, según las cuales 1.100 millones de jóvenes de todo el mundo podrían estar en riesgo de sufrir pérdida de la audición debido a prácticas auditivas perjudiciales, alertan sobre las medidas de prevención que deben adoptarse para evitar riesgos auditivos.

De acuerdo con esos datos, más de 43 millones de personas de entre 12 y 35 años de edad padecen pérdida auditiva discapacitante por diversas causas. Y precisa: de los adolescentes y jóvenes de países con ingresos medios y altos, casi el 50% está expuesto a niveles de ruido perjudiciales debido al uso de dispositivos de audio digitales (MP3) y teléfonos celulares inteligentes. Alrededor del 40% están expuestos a niveles de ruido potencialmente nocivos en clubes, discotecas y bares.

El Ministerio de Salud de la Nación, se sumó a la "preocupación" expresada por la OMS, por "el aumento de la exposición a sonidos fuertes en lugares de ocio como clubes nocturnos, discotecas, bares, cines, conciertos y eventos deportivos".

La popularización de la tecnología y el uso de reproductores de música que suelen escucharse a volúmenes perjudiciales durante largos periodos de tiempo implican un "grave riesgo de pérdida auditiva irreversible", puntualizó la OMS.

Entre las recomendaciones que hizo suyas la cartera sanitaria nacional para evitar dificultades auditivas se destacan: mantener bajo el volumen de aparatos de audio personales, sin que supere el 60% de su capacidad; utilizar cascos o auriculares en el caso de quienes trabajen en entornos ruidosos (fábricas, industrias, etc), donde los trabajadores deben ser sometidos a controles audiométricos periódicos estipulados por ley.

También aconseja ajustar bien los cascos o auriculares pues de esa forma no hace falta subir tanto el volumen; limitar el tiempo que se dedica a actividades ruidosas haciendo descansos auditivos o alejándose de los altavoces.

Siempre debe prestarse atención a las señales de advertencia sobre la pérdida de la capacidad auditiva, recordó el Ministerio de Salud de la Nación, como por ejemplo si tiene dificultades para oír sonidos agudos como el timbre, el teléfono o el despertador; para entender el habla, sobre todo por teléfono o para seguir conversaciones en ambientes ruidosos. En tal caso es aconsejable acudir a un profesional especializado y efectuarse revisiones auditivas periódicas.

La cartera sanitaria nacional impulsa desde 2010 el Programa Nacional de Detección Temprana y Atención de la Hipoacusia, dedicado especialmente para detectar problemas auditivos congénitos o provocados por enfermedades como la meningitis. Ese Programa facilitó la colocación de más de un centenar de implantes cocleares a casi un centenar de niños  en hospitales públicos y entregó 590 audífonos a 295 niños de todo el país.