Receptora conoció al donante de células madre que le salvó la vida.

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

 

El donante y la receptora se conocieron y se fundieron en un largo abrazo.5/4/2011

Encuentro en el Ministerio de Salud

Un encuentro marcado por la emoción y la solidaridad protagonizaron hoy un donante y la paciente que recibió sus células madre durante el acto con el cual el Ministerio de Salud de la Nación celebró los ocho años de existencia del Registro Nacional de Donantes de Células Progenitoras Hematopoyéticas (CPH), que propició la realización de casi 300 trasplantes de médula ósea y ya tiene más de 53.000 personas inscriptas.

“Gracias a mi donante puedo estar sana y feliz junto a mi familia”, aseguró la mendocina Ana María Núñez luego de abrazar a Claudio Cantarelli, vecino de la localidad bonaerense de Ensenada cuyas células madre permitieron que hace más de dos años la mujer fuese sometida a un trasplante de médula y se recupere de un tipo grave de leucemia. Durante la ceremonia, que se llevó a cabo en la sede de la cartera sanitaria nacional con la participación del ministro de Salud, Juan Manzur, y el presidente del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI), Carlos Soratti, los responsables del Registro presentaron un resumen de los ocho años de labor del organismo.

“Hay una gran cantidad de pacientes esperando que los que estamos en la vereda de los sanos tomemos la decisión de ayudar a quienes nos necesitan. Hace un tiempo me tocó ser donante y nadie está exento de ser el paciente que necesita nada menos que la vida”, señaló a su vez Cantarelli, quien con los ojos llenos de lágrimas dijo que “es un orgullo que la donación se llevó a cabo en Argentina y para una paciente argentina”.

El encuentro se llevó a cabo en el marco de la celebración del Día Nacional del Donante de Médula Ósea, que se conmemora el 1 de abril a raíz de que en esa fecha de 2003 fue creado el Registro Nacional de Donantes de CPH con el objetivo de dar respuesta a las personas con indicación de trasplante que no tienen un donante compatible en su grupo familiar. Desde esa fecha, la lista de voluntarios se ha ido incrementando año tras año y, en la actualidad, existe una base de más de 53.000 inscriptos de todo el país, los cuales se integran a la red mundial (Born Marrow Donors Worldwide), que cuenta con 15.322.542 personas de 44 países.

“Este es un día en el que celebramos, estamos contentos de ser argentinos y podemos decir que fuimos capaces. Está cumpliendo ocho años algo que nació como un sueño, una utopía, una iniciativa que tocó el sentimiento profundo de la solidaridad. Tenemos un pueblo que dice presente cuando se lo convoca”, destacó Manzur, para luego considerar que el encuentro entre el donante y la receptora “es un testimonio claro de lo que hicimos posible entre todos”.

Por su parte, Soratti aseguró que “durante muchos años la existencia del Registro Nacional de Donantes de CPH hizo posible que Argentina sea parte de un registro mundial que permitió que muchos argentinos, casi 300, hayan podido trasplantarse con células donadas en muchos países del mundo”. El responsable del INCUCAI aclaró que “hace tres años el registro argentino también empezó a generar donantes y el número ha venido aumentando año a año. El primer donante fue en 2008, en 2009 hubo tres, el año pasado siete y varios de ellos permitieron realizar trasplantes a receptores argentinos”.

Además del encuentro entre el donante y la receptora de células madre, durante el acto se presentó la memoria 2010 del Registro de CPH y se entregaron reconocimientos a Nora Cussi, Natalia Martínez, Daniel Heiler, Jessica Varanini, Carlos Alberto Aragón, Isabel Gutiérrez y Matías Agüero, quienes donaron médula ósea el año pasado a pacientes no emparentados, así como a las organizaciones no gubernamentales Asociación Donemos Vida (Rosario) y Fundación Nataly Flexer (Tucumán), y los particulares Norma Sosa (La Matanza), Isaul Wilnes (Carlos Casares) y Hernán Aguilar (Reconquista).

El director del Registro Nacional de Donantes de CPH, Víctor Hugo Morales, recordó que el organismo comenzó a funcionar “en un momento donde el trasplante con donante no emparentado era una práctica rara, pero hoy hemos incorporado a más de 50.000 donantes, se han realizado más de mil procedimientos de búsqueda, se han sumado 14 centros de trasplantes habilitados para este tipo de prácticas en todo el país y hubo 277 trasplantes de médula ósea, sangre periférica y de cordón umbilical”.

Por su parte, el presidente de la Sociedad Argentina de Hematología, Jorge Milone, consideró que “el trasplante con donante no emparentado es una gran oportunidad para quienes no tienen otra alternativa terapéutica, allana la posibilidad de trasplante para muchos más pacientes”. Además, sostuvo que “la satisfacción por el éxito de cada procedimiento se transforma en júbilo cuando uno habla con los donante y los receptores”.


EL ENCUENTRO ENTRE DOS “HERMANOS DE LA VIDA”

A un año y medio de haberse sometido a un trasplante de médula ósea, Ana María Núñez, una mendocina de 54 años que sufría un tipo grave de leucemia, se encontró con el donante de células madre que le salvó la vida, Claudio Cantarelli, de 39 años, y oriundo de la localidad bonaerense de Ensenada, quien sostuvo, emocionado, que “donar células madre para otro argentino es un acto patriótico”.

La mujer, con lágrimas en los ojos, replicó: “Gracias al INCUCAI, al Hospital Central de Mendoza y a Claudio hoy estoy con vida. Tenemos que donar células madre porque hay gente desesperada esperando por su única posibilidad de vida”.

El encuentro se produjo durante un acto en el Ministerio de Salud de la Nación al cumplirse el octavo aniversario de la creación del Registro Nacional de Donantes de Células Progenitoras Hematopoyéticas (CPH) que estuvo encabezado por el titular de la cartera sanitaria nacional, Juan Manzur, y el presidente del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI), Carlos Soratti.

Núñez contó que a causa de su enfermedad debía someterse continuamente a quimioterapias hasta que le informaron de la posibilidad de un trasplante de médula ósea. Como en su núcleo familiar no se hallaban células madre compatibles con sus genes, los médicos que la atendían recurrieron al Registro Nacional de CPH para encontrar a un donante no emparentado compatible con su patrón genético.

Cantarelli se había anotado en el Registro de CPH a partir de una donación de sangre que había realizado para su suegra, quien debía ser intervenida quirúrgicamente. En ese momento, el empleado del Registro Civil de Ensenada fue incorporado al Registro, previo consentimiento y resguardo de su identidad. Más tarde, al surgir la demanda de médula, que en este caso fue para la paciente mendocina, fue consultado para que ratifique su voluntad de donar.

Sin embargo, una norma de confidencialidad establecida por el INCUCAI impide dar a conocer la identidad tanto del paciente como del donante hasta un año y medio de transcurrida la operación. Para Núñez y Cantarelli el tiempo se cumplió y, al conocerse hoy, no había más entre ellos que agradecimiento mutuo.

“Para mí es como un hermano. Mis hermanas, que las quiero mucho, no pudieron ayudarme y él sí, porque somos iguales genéticamente, él es mi hermano de la vida”, valoró Núñez tras confesar que le costaba definir su emoción con palabras.

“El agradecido soy yo. Ana me ha dado la oportunidad como ser humano de hacer algo realmente grande”, destacó por su parte Cantarelli, quien agregó que “esta es otra manera de dar vida y creo que nuestra misión ahora es la difusión para la concientización de la población en cuanto a la solidaridad”.

El donante se mostró “orgulloso de ser argentino y de confiar en las instituciones nacionales que no sólo cuentan con excelentes profesionales, sino con enormes seres humanos” y añadió: “Hoy nos toca estar en la vereda de los sanos y poder hacer algo por los que necesitan. Si estuviéramos del otro lado nos gustaría que todos donen médula ósea”.

Dentro del grupo familiar, los hermanos son los mejores donantes para un paciente que necesita un trasplante de CPH debido a las características hereditarias del sistema mayor de histocompatibilidad humano (HLA). Sin embargo, sólo entre un 25% y un 30% de los pacientes tiene la posibilidad de encontrar un donante familiar compatible, con lo que el resto queda sin acceso a esta práctica terapéutica.

Justamente, para que sea viable la ejecución de un trasplante no emparentado, se recurre a los registros internacionales de donantes voluntarios, que a su vez constituyen la Red BMDW, que agrupa a 54 registros de 40 países con más de 12 millones de donantes efectivos.


DONAR CÉLULAS MADRE ES MUY SENCILLO

Convertirse en donante potencial de células madre es sencillo y, al contrario de lo que se cree, no implica más que una simple extracción de sangre.

Para ello, hay ciertos requisitos que las personas interesadas deben reunir, tales como firmar un consentimiento informado; tener entre 18 y 55 años; pesar más de 50 kilos; estar en buen estado de salud; donar una unidad de sangre (alrededor de medio litro) y no padecer ni haber padecido enfermedades como brucelosis, sífilis, Chagas, hepatitis B y C, HIV Sida y toxoplasmosis.

Para donar sangre, el interesado puede acudir a cualquiera de los 53 centros de donantes que funcionan en los servicios de hemoterapia en distintos hospitales públicos y clínicas privadas distribuidos en todo el territorio nacional.

El procedimiento de donación es simple: el donante es invitado a incorporarse al Registro Nacional de Donantes de Células Progenitoras Hematopoyéticas (CPH) con información que le brinda el técnico. En caso de que acceda, debe firmar un consentimiento informado con sus datos personales, los que son protegidos con un código de barras que asegura su anonimato.

Producida la donación, se toma una pequeña muestra que es enviada para realizar el estudio genético de compatibilidad (tipificación de histocompatibilidad HLA), además de analizarse el grupo y factor y los estudios serológicos para las enfermedades infecciosas antes mencionadas. Con la exclusión de los que poseen serología positiva, los donantes son tipificados en el sistema HLA y con sus datos personales protegidos son incorporados al Registro Nacional y a la red internacional.

Las CPH son células madre encargadas de producir glóbulos rojos, que transportan el oxígeno a los tejidos; glóbulos blancos, que combaten las infecciones en el organismo y se ocupan de la vigilancia inmunológica; y plaquetas, que participan del proceso de coagulación de la sangre.

Se hallan en la médula ósea humana, que es un tejido esponjoso ubicado en la parte central de los huesos, donde se fabrican las células sanguíneas. No debe confundirse con la médula espinal, un cordón nervioso ubicado dentro del canal raquídeo.

Las CPH circulan en la sangre cuando se estimula su salida de la médula ósea. Estas células también se encuentran en la sangre del cordón umbilical y de la placenta del bebé recién nacido.

¿Quiénes necesitan trasplante de médula ósea?

Cada año cientos de personas sufren enfermedades hematológicas como leucemia, anemia aplástica, linfoma, mieloma, errores metabólicos o déficit inmunológicos. Estas afecciones pueden ser tratadas con un trasplante de CPH, conocido popularmente como trasplante de médula ósea.

Para efectuar el trasplante, en una primera etapa al paciente se le destruyen las células enfermas mediante tratamientos que combinan quimioterapia y/o radioterapia. A continuación, se infunden al paciente las células extraídas del donante.

Finalmente, éstas reemplazarán a las células madre enfermas y comenzarán a producir células sanguíneas propias en un plazo relativamente corto.


LOGROS DEL REGISTRO NACIONAL DE CPH EN OCHO AÑOS DE VIDA

- Se superaron los 53.000 donantes inscriptos en el Registro Nacional, de los cuales más de 29.000 fueron incorporados a la red internacional BMDW (Born Marrow Donors Worldwide)

- Coordinó la realización de 277 transplantes de CPH en pacientes que no tenían un donante compatible a nivel familiar (donantes no emparentados)

- Se efectuaron 1.140 búsquedas de donantes en registros del exterior y en el nacional.

- Fueron recibidas 997 búsquedas de donantes del exterior.

- Se realizaron 11 transplantes de CPH con donantes argentinos.

- El número de potenciales donantes inscriptos en colectas pasó de 68 en 2003 a 1.029 el año pasado.

- El Registro de donantes argentino forma parte desde junio 2003 de la red internacional, que cuenta con 15.322.542 donantes potenciales en el mundo.

- Se incorporó al Banco Público de Referencia Nacional de Sangre de Cordón Umbilical del Hospital Juan Garrahan de la ciudad de Buenos Aires al Programa Nacional de Trasplante de CPH.

- Aceptación de obras sociales nacionales y provinciales y prepagas de este tipo de prácticas y su financiación.

- Los transplantes de CPH comenzaron en septiembre de 1986.

- En la actualidad, hay 53 centros de donantes de CPH en los servicios de hemoterapia de los principales centros asistenciales del país.

- Los servicios públicos o privados realizan estudios de histocompatibilidad a los potenciales donantes mediante prácticas de biología molecular.

- En el Registro hay potenciales donantes de pueblos originarios y etnias minoritarias.

- Aquellos pacientes que no tienen cobertura social son gestionados a nivel de los estados provinciales o del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación

- Los ministros de Salud de Argentina, Brasil y Uruguay apoyaron el proyecto de conexión informática de los registros de sus respectivos países y la solicitud de apoyo económico para llevarlo a cabo.