Informe internacional

Argentina es el país mejor posicionado de América Latina en el “Estado mundial de las madres 2015”

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

La organización Save the Children realizó una análisis en el que evaluó la mortalidad materno-infantil y las condiciones económicas, educativas y políticas de 179 países. Argentina ocupa el puesto número 36 y Estados Unidos el 33.

En base a las cifras de mortalidad materno-infantil, las condiciones económicas, educativas y políticas, Argentina resultó el país mejor posicionado de América Latina al obtener el puesto número 36 entre 179 países en el índice anual El Estado Mundial de las Madres 2015: La Desventaja Urbana, que elaboró la organización internacional Save the Children, destinada a la defensa y promoción de los derechos de los niños.

De esta manera Argentina, está a tan solo tres lugares por debajo de Estados Unidos que ocupa el puesto 33, mientras que Chile se ubicó en el número 48, México en el 53, Uruguay en el 56, Brasil en el 77, Bolivia en el 88 y Paraguay en el 110. Los primeros puestos los obtuvieron países nórdicos Noruega, Finlandia, Islandia, Dinamarca y Suecia. Los últimos fueron para los países de África, Níger, Mali, República Centroafricana y Somalia.

"Este reconocimiento no nos deslumbra ni marea porque somos conscientes de todos los avances conseguidos en el eje maternidad e infancia en esta década, los que representan mejores condiciones de vida para las mamás y los chicos argentinos", aseguró el ministro de Salud Daniel Gollan.

El funcionario añadió que el "descenso sostenido de la mortalidad materno-infantil no es fruto de la casualidad sino derivación directa de un modelo de país, de un contexto en el que la articulación de políticas sanitarias, sociales, de infraestructura y educativas redundaron en la posibilidad de cuidar activamente a nuestra gente".

"Desde el seguimiento personalizado de las personas en el primer nivel de atención, en los centros de salud barriales, hasta el acceso gratuito a cobertura en centros de máxima complejidad, la presencia del Estado protegiendo la vida de mamás y niños es la marca registrada de un proyecto político que trabaja por la inclusión y la equidad social", explicó Gollan.

En esa línea, el ministro destacó que "desde la época fundacional de la salud pública de la mano de Ramón Carrillo hasta nuestros días no se habían inaugurado en el país nuevos hospitales, como el fantástico pediátrico de Chaco que mañana pondrá en marcha la presidenta Cristina Fernández de Kirchner para cuidar la vida de los chicos de nuestro norte postergado por décadas".

El informe asegura que los datos recogidos "documentan las grandes diferencias entre países ricos y pobres" y que "también ponen de relieve el papel de los conflictos armados y de la gestión deficiente". Además de la mortalidad materno-infantil, la investigación evaluó la cantidad de años de educación formal; el ingreso per cápita y la participación de las mujeres en el gobierno nacional.

Gracias a distintas políticas como la Asignación Universal por Hijo y por Embarazo, que se otorgan a los hijos de las personas que están desocupadas y a las mamás, trabajan en la economía informal con ingresos iguales o inferiores al salario mínimo, vital y móvil; el Programa SUMAR que ofrece cobertura gratuita a la población materno-infantil sin acceso, como así también a los niños y adolescentes de 6 a 19 años y a las mujeres hasta los 64 años; y un Calendario Nacional de Vacunación muy completo con 19 vacunas, se logró bajar la tasa de mortalidad infantil de 2003 de 16,5 por mil nacidos vivos a 10,8 por mil nacidos vivos en 2013. En tanto que la tasa de mortalidad materna se redujo de 4,3 por diez mil nacidos vivos en 2003, a 3,3 por diez mil nacidos vivos en 2013.