Estrategia sobre recursos humanos para el acceso universal a la salud y la cobertura universal de salud

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

En la 160ª sesión del Comité Ejecutivo de la OMS, desarrollada del 26 al 30 de junio del 2017 en Washington D.C., se aprobó la “Estrategia de recursos humanos para el acceso universal a la salud y la cobertura universal de salud” (documento CE160/18).

En la 160ª sesión del Comité Ejecutivo de la OMS, desarrollada del 26 al 30 de junio del 2017 en Washington, D.C., se aprobó la “Estrategia de recursos humanos para el acceso universal a la salud y la cobertura universal de salud” (documento CE160/18).

El Plan Estratégico de la OPS 2014-2019 destaca que el personal de salud es un actor político fundamental que tiene suficiente poder para cambiar la manera en que las políticas de salud se formulan y se ejecutan. La eficacia de la atención de salud depende enormemente del desempeño de los trabajadores de salud y, en consecuencia, de su financiamiento, capacitación, selección, contratación y desarrollo, y de ofrecerles perspectivas de carrera integrales. Los servicios de salud integrados de gran calidad, eficaces y centrados en la persona dependen de una combinación acertada de trabajadores de salud que tengan las aptitudes adecuadas, en el lugar adecuado y el momento propicio. El fortalecimiento de la gestión y el desarrollo de los recursos humanos para la salud deben formar parte de las políticas públicas. Puesto que los recursos humanos para la salud pueden influir considerablemente en el estado de salud de la población, deben considerarse como trabajadores esenciales y no como recursos flexibles que pueden recortarse fácilmente ante a un déficit presupuestario.

El documento destaca el Sistema Nacional de Acreditación de Residencias del Equipo de Salud (SNARES) en Argentina, como una iniciativa exitosa entre los países de la región para fortalecer los recursos humanos para la salud. Señala que el SNARES ha establecido los requerimientos mínimos del sistema de residencias médicas, según las prioridades y la necesidad de plazas en los niveles regionales (pág.29. Punto 7). Entre las experiencias citadas se encuentran como ejemplos, las experiencias con médicos de familia en Canadá, donde los servicios de salud —como Ontario, Quebec o Montreal— ofertan el 50% de sus plazas a médicos de familia y el 50% a especialistas; el programa Mais Medicos en Brasil, que ha desplegado más de 18.000 médicos en áreas desatendidas; el Plan de Cierre de Brechas en Chile, que ha financiado la formación de médicos especialistas para proveer servicios de salud pública en zonas con déficits críticos.

Leer más:

http://www.paho.org/hq/index.php?option=com_content&view=article&id=13174&Itemid=1160&lang=es

 

2017-07-10-reunion-OMS-2 2017-07-10-reunion-OMS-3