Lineamientos estratégicos

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

El núcleo de las acciones: la promoción de la salud

La promoción de la salud moviliza un proceso político y social que abarca tanto las acciones destinadas directamente a fortalecer las habilidades y capacidades de los individuos, como aquellas orientadas a modificar relaciones económicas, políticas y sociales que inciden en una particular configuración de los condicionantes y determinantes de la salud tanto colectiva como individual.

Las acciones tienen como actores al Estado nacional, provincial y municipal, junto con grupos de personas e instituciones próximas a la arena local (organizaciones sociales comunitarias y organizaciones no gubernamentales). Asimismo, están involucrados otros actores no estatales: medios de comunicación, empresas, productores agropecuarios, responsables de comercialización y empresas de servicios, entre otros.

El territorio “en” y “desde” la promoción

El territorio es el espacio donde se localizan los problemas y adquieren su singularidad. Asimismo, tiene una dimensión política en tanto es el escenario en el que se elaboran las soluciones.

El territorio es entendido aquí como el resultado de una relación dinámica entre los componentes sociales (economía, cultura, instituciones, poderes) que expresan determinadas relaciones de poder. En él se articulan e integran las diferentes escalas de actores, jurisdicciones y problemas, alrededor de los cuales se inscriben las estrategias identitarias.

Actuar con perspectiva territorial supone asumir esa complejidad y desafiar esa construcción, delimitando la escala de intervención pertinente a los problemas identificados (barrial, municipal, intermunicipal, etc.)

El gobierno local como actor principal

La decisión de intervenir desde una aproximación más compleja e integral sobre los determinantes y condicionantes de la salud, pone en el centro de la atención al gobierno local y a la institución municipal en su conjunto.

La singularidad de cada territorio desafía a los gobiernos locales a ejercer un rol de promotor del desarrollo económico y también social, que requiere del desarrollo de nuevas capacidades para poder liderar entramados complejos y dinámicos de actores.

El enfoque de los determinantes y condicionantes de la salud

Los factores estructurales y las condicionantes de vida en su conjunto constituyen los determinantes y condicionantes de la salud, causa de la mayor parte de las desigualdades sanitarias.

Esta perspectiva busca orientar las acciones sobre los distintos factores que inciden sobre los individuos, las organizaciones y el territorio como “determinantes y condicionantes de la salud”.

El Programa Nacional Municipios y Comunidades Saludables (PNMCS) plantea trabajar sobre las siguientes variables:

 

grafico lineamientos

El fin último es identificar las brechas de inequidad existentes en el territorio, ponderar la incidencia de los distintos factores en cada una de las dimensiones, diseñar políticas públicas y llevar a cabo las articulaciones institucionales necesarias para posibilitar su reducción.

El carácter vertebrador del sistema de Acreditación

El Programa propone un proceso de acreditación a municipios y comunas, orientado a evaluar y mejorar el desarrollo de las políticas locales de prevención y promoción de la salud con eje en los determinantes sociales de la salud.

Se sustenta en la necesidad de encontrar “marcas” e “hitos” que hablen de cambios necesarios en la modalidad de gestión, para identificar las “huellas” desde donde proponer procesos de mejoras.