Enfermedad renal

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

¿Que es la enfermedad renal crónica?

La enfermedad renal crónica es el funcionamiento anormal de los riñones por más de 3 meses o la alteración estructural de los mismos. A pesar de ser muy frecuente y contar con estrategias efectivas para su prevención y detección precoz, frecuentemente no es reconocida hasta los estadíos terminales de la enfermedad que requieren tratamiento de diálisis o transplante renal, con el consiguiente deterioro de la calidad de vida y años de vida perdidos.

¿Cuales son sus causas?

La enfermedad renal crónica se relaciona principalmente con la presencia de diabetes e hipertensión arterial, aunque otros factores de riesgo cardiovascular como el consumo de tabaco y el colesterol elevado también pueden predisponer a su desarrollo.

¿Qué personas deben realizarse estudios para detectar enfermedad renal?

Aquellas que presenten:

  • Diabetes

  • Hipertensión arterial

  • Antecedentes de enfermedad cardiovascular (infarto, angina de pecho, ACV, enfermedad arterial en los miembros inferiores)

  • Fumadores.

  • Consumo crónico de medicamentos que puedan afectar los riñones

  • Exposición a metales pesados

  • Antecedentes de enfermedades obstructivas de la vía urinaria

  • Antecedentes familiares de enfermedades renales.

  • Antecedentes de enfermedades sistémicas que pueden afectar el riñón como el Lupus Eritematoso Sistémico.

  • Sangre en la orina

¿Como puede prevenirse?

Prevenir y controlar los factores de riesgo cardiovascular (hipertensión, diabetes, dislipemia, tabaquismo) son estrategias efectivas para reducir el desarrollo de enfermedad renal. Para lograr este objetivo usted puede:

  • Evitar alimentos con alto contenido en sodio (fiambres, embutidos, aderezos, productos de copetín, quesos, etc.)

  • Cocinar sin agregar sal. Reemplazarla por perejil, albahaca, tomillo, romero y otros condimentos.

  • Consumir por día 2 frutas y 3 porciones de verduras de todo tipo y color preferentemente crudas

  • Consumir carnes rojas o blancas (pollo o pescado) no más de 5 veces por semana

  • Sumar al menos 30 minutos diarios de actividad física

  • No fumar. Incluso pocos cigarrillos por día son muy dañinos.

  • Mantener la presión arterial por debajo de 140/90 mm Hg

  • Las personas con diabetes e hipertensión arterial deben mantener un buen control de la enfermedad y los factores de riesgo asociados