Cáncer

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

¿Qué es el cáncer?

El cáncer es un conjunto de enfermedades en las cuales el organismo produce un exceso de células malignas (conocidas como cancerígenas o cancerosas), con crecimiento más allá de los límites normales que invaden tejidos sanos.

No todos los tumores son cancerosos; puede haber tumores benignos y tumores malignos. Los tumores benignos no son cancerosos. Pueden extirparse y, en la mayoría de los casos, no vuelven a aparecer. Las células de los tumores benignos no se diseminan a otras partes del cuerpo.

Los tumores malignos son cancerosos. Las células de estos tumores pueden invadir tejidos cercanos y diseminarse a otras partes del cuerpo. Cuando el cáncer se disemina de una parte del cuerpo a otra, esto se llama metástasis.

El cáncer puede afectar a todas las edades, pero el riesgo de sufrir los más comunes se incrementa con la edad.

¿Cuáles son las causas?

El cáncer es causado por anormalidades en el material genético de las células. Estas anormalidades pueden ser provocadas por agentes carcinógenos, como la radiación (ionizante, ultravioleta, etc), de productos químicos (procedentes de la industria, del humo del tabaco y de la contaminación en general, etc) o de agentes infecciosos. Otras anormalidades genéticas cancerígenas son adquiridas durante la división normal del ADN, al no corregirse los errores que se producen durante la misma, o bien son heredadas, causando una mayor probabilidad de desencadenar la enfermedad.

¿Cómo se hace el diagnóstico?

El diagnóstico de cáncer en pacientes está, en gran medida, influenciado por el tipo de cáncer, así como por la etapa o la extensión de la enfermedad, la presencia de metástasis entre otros. La realización periódica de estudios en personas asintomáticas para detectar precozmente el cáncer se justifica en aquellos casos en que un tratamiento oportuno puede modificar la evolución natural de la enfermedad (curación, prolongar la vida y mejorar la calidad de vida). Este es el caso de algunos tipos de cáncer como el de cuello de útero, mama y colon. Por esto es importante realizar controles periódicos de salud que permitan detectar la enfermedad antes de la aparición de los síntomas.

¿Cómo se realiza el tratamiento?

El plan de tratamiento depende del tipo de tumor, la localización, la edad del paciente, su salud general y el estadío de la enfermedad. En general incluye cirugía, quimioterapia y/o radioterapia, y en algunas ocasiones tratamiento hormonal o terapias biológicas. El objetivo del mismo es en muchas ocasiones la curación de la persona, en otras el control de la enfermedad y en los casos avanzados, la reducción de los síntomas y la mejoría de la calidad de vida.

¿Cómo se realiza la prevención?

  1. Evitar la exposición al humo de tabaco: no iniciar el consumo, dejar de fumar y evitar la exposición al humo ajeno salva y prolonga la vida más que cualquier medida de salud pública

  2. Comer saludablemente: Reducir el consumo de comidas rápidas y otros alimentos con alto contenido de a grasas trans, como frituras, confituras, golosinas y productos de copetín. Aumentar la ingesta de frutas, hortalizas, cereales, legumbres, semillas y demás alimentos ricos en fibras

  3. Practicar al menos 30 minutos de actividad física en forma continua o fraccionada. Por ejemplo una sesión diaria de 30 minutos o dos de 15.

  4. Practicar sexo seguro: muchas enfermedades de transmisión sexual como la Hepatitis C, la hepatitis B, la infección por HPV y el VIH-SIDA pueden predisponer al desarrollo de algunos tipos de cáncer. El uso sistemático de preservativo protege a las personas de contraer estas enfermedades.

Se recomienda que:

  • Las mujeres entre 25 y 64 años realicen un Papanicolaou anual. Luego de dos estudios anuales consecutivos el resultado es negativo, puede repetirse cada tres años.

  • Las mujeres mayores de 50 años realicen una mamografía cada uno o dos años


Para más información consulte la página del Instituto Nacional del Cancer