Comisión Nacional de Alimentos analiza adecuación del código alimentario a ley de reducción de sal en alimentos

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Autoridades de la cartera sanitaria nacional y representantes de organismos de bromatología de todo el país analizaron los detalles del proceso que se llevará a cabo para actualizar las normativas alimentarias. Se apunta a la excelencia en la calidad de los alimentos argentinos.

El viceministro de Salud de la Nación, Gabriel Yedlin, hizo hoy un llamado a lograr niveles de excelencia en la calidad de los alimentos argentinos, al abrir hoy la última reunión del año de la Comisión Nacional de Alimentos (CONAL), en la que se puso en marcha el análisis de los pasos a seguir en el proceso de modificación del Código Alimentario para adecuarlo a la Ley de Reducción de Sodio, que apunta a prevenir enfermedades cardiovasculares y la hipertensión arterial.

La ley, promulgada en noviembre de 2013,  plantea la reducción progresiva de la sal contenida en los alimentos procesados hasta alcanzar los valores máximos en cada grupo alimentario fijados por el Ministerio de Salud de la Nación, a cargo de Juan Manzur. La CONAL, que reúne a la cartera sanitaria nacional, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca y organismos nacionales y provinciales de regulación, es el ámbito de debate federal para adecuar el Código Alimentario a la legislación.

"Nuestro país es uno de los mayores productores mundiales de alimentos y tenemos que tener los mejores: ése tiene que ser nuestro elemento distintivo y la salud es un tremendo valor que podemos agregarle", puntualizó Yedlin al indicar que la regulación consensuada con todas las partes involucradas en base a "estudios técnicos rigurosos" es clave para lograr ese objetivo.

En este sentido, destacó como ejemplo "el trabajo que se ha hecho junto con la industria" para llevar adelante el proceso de cambio del Código Alimentario para que los alimentos elaborados estén libres de grasas trans, que son factores causantes de enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares,  diabetes y ciertos tipos de cáncer.

A la reunión asistieron representantes de organismos provinciales de Bromatología y regulación de los alimentos, el responsable de la Administración Nacional de Alimentos, Medicamentos y Tecnología Médica (ANMAT), Rogelio López; el director del Instituto Nacional de Alimentos, Matías De Nicola,  el subsecretario de Valor Agregado del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, Oscar Solís,  y el director de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades No Transmisibles, Sebastián Laspiur, entre otras autoridades.

Solís puso de relieve que exitoso trabajo conjunto que ha permitido regular la producción de alimentos libres de gluten y la restricción en el contenido de grasas trans, entre otras medidas,  mientras que López destacó que la seguridad alimentaria resulta clave para equilibrar la balanza comercial en momentos en que rigen nuevos acuerdos con China, Rusia e India.

Por su parte, Laspiur expuso los beneficios que trae la reducción del contenido de sodio en los alimentos para prevenir enfermedades no transmisibles y los avances alcanzados en ese sentido mediante acuerdos con la industria alimentaria dentro de la iniciativa "Menos sal más vida". Actualmente, la industria de los alimentos se ha comprometido a reducir el contenido de sodio en una lista de 579 productos, entre cárnicos, lácteos, farináceos, sopas y conservas.

Acerca de la Ley de Regulación del Consumo de Sodio

Fue promulgada en noviembre de 2013 con el fin de disminuir el impacto de las enfermedades cardiovasculares y la hipertensión, reduciendo el contenido de sal en los alimentos procesados y eliminando saleros de los locales de venta de comida. La ley plantea la reducción progresiva de la sal contenida en los alimentos procesados hasta alcanzar los valores máximos en cada grupo alimentario, fijados por la cartera sanitaria nacional. Además regula la fijación de advertencias en los envases sobre los riesgos del consumo en exceso de sal; promueve la eliminación de los saleros en las mesas de los locales gastronómicos; fija el tamaño máximo para los envases en los que se venda sal no superar los 500mg y establece sanciones a los infractores.