¿Qué estudios y preparación se le realiza a la sangre?

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

De cada donación de sangre, mediante centrifugación, se obtienen tres componentes que se podrán utilizar para diferentes afecciones.

_ Glóbulos rojos
_ Plaquetas
_ Plasma

Todas las donaciones son analizadas, pero existe el “período ventana o silente” (ver más abajo).
Durante todo el proceso se utilizan sistemas de calidad, fundamentales para la seguridad de la transfusión.

LA PREPARACIÓN DE LA SANGRE Y LOS ESTUDIOS INMUNOLÓGICOS

La sangre que dona una persona nunca se transfunde directamente al paciente.
Al donante se le extraen, además de la unidad (o “bolsa”) de sangre, pequeñas muestras (o “tubos”) de su sangre. La bolsa de sangre va a ingresar al proceso de fraccionamiento (separación de glóbulos rojos, plaquetas y plasma), y los tubos al proceso de calificación biológica. Luego se realizan los estudios inmunoserológicos.

El fraccionamiento

La unidad de sangre se separa en sus componentes útiles para ser transfundidos: glóbulos rojos, plaquetas y plasma. (Los glóbulos blancos no son separados de las donaciones de sangre entera).
La separación se obtiene por centrifugación: una fuerza rotativa (centrifugado) provoca la sedimentación de los sólidos o partículas de mayor densidad.
Se produce entonces la separación en concentrado de glóbulos rojos, concentrado de plaquetas y plasma.
Cada uno de estos componentes tiene una indicación precisa, para cada enfermo que veremos más adelante.

La calificación biológica

Los tubos que contienen las muestras de sangre del donante se someten a una serie de estudios de laboratorio.

_ En el laboratorio de Inmunohematología se realiza la clasificación de grupo y factor sanguíneo y la investigación de anticuerpos irregulares.

_ En el laboratorio de Inmunoserología se realizan las pruebas para la detección de ITT (Infecciones Transmisibles por Transfusión). Son obligatorias para nuestro país: Hepatitis B, Hepatitis C, VIH/Sida, Chagas, Sífilis, HTLV y Brucelosis.

Mediante estos dos procesos se asegura clasificar los componentes y poner a disposición de uso los que han sido calificados como “Aptos para la transfusión”.

Estudios inmunoserológicos

Los estudios que se realizan en el Laboratorio de Inmunoserología permiten detectar las Infecciones Transmisibles por Transfusión (ITT a través de la presencia del agente causal y/o los anticuerpos generados por el Sistema Inmunológico del donante, contra los agentes infecciosos.
En el caso de las enfermedades virales (Hepatitis B, Hepatitis C, VIH/Sida) existe un periodo variable entre el ingreso del virus al organismo y la posibilidad de detectarlo. .A este periodo se lo denomina “ventana serológica” o “período silente” (se dice que la enfermedad está “en silencio”, latente).

ventana-serologica3


Si bien se analiza toda la sangre que se dona, existe el riesgo de no detectar infecciones si el donante se encuentra en “período de ventana” ya que el donante tiene circulación viral y puede transmitir la enfermedad pero las pruebas de laboratorio no lo detectan, ya sea por mínima cantidad del agente causal o por ausencia de anticuerpos cuando todavía no han sido generados por el sistema inmune del donante.

Cada enfermedad tiene un período ventana diferente que puede variar entre algunos días hasta algunos meses.

La información y responsabilidad del donante son indispensables para la seguridad del paciente dado que el período “ventana” sólo se puede conocer, o deducir, a partir de lo que éste pueda informar en la entrevista previa a la donación.

HEMOCOMPONENTES Y HEMODERIVADOS

Hemocomponentes
Como ya dijimos los Hemocomponentes o componentes de la sangre se producen a través del fraccionamiento de la unidad de sangre donada.
Estos son los concentrados de glóbulos rojos, los concentrados de plaquetas y el plasma.
También se los conoce como productos sanguíneos “lábiles”, dado que tienen un tiempo de caducidad, pasado este tiempo “no sirven” y se descartan.

Los glóbulos rojos, por ejemplo, se conservan a -4º grados centígrados, la temperatura de heladera, durante 35 a 42 días y las plaquetas se mantienen en una temperatura entre -20 Cº y -24 ºC durante cinco días.

Actualmente el plasma se utiliza para transfusión en pocas situaciones clínicas y su valor está en que se transforma en materia prima para la producción de hemoderivados.

Hemoderivados
Los Hemoderivados, también denominados productos sanguíneos “estables”, son productos farmacológicos que se elaboran en las Plantas Industriales de Hemoderivados.
Se denominan estables porque tienen un extenso período de caducidad, variable de acuerdo al producto, pero que puede medirse en años.
Son más seguros que los componentes de la sangre por recibir, durante el proceso de fabricación, un tratamiento especial de inactivación viral.

Algunos hemoderivados que se producen en el país
Albúmina Humana: se utiliza para tratar enfermedades hepáticas y grandes quemados.

Inmunoglobulinas inespecíficas: se indica en casos de inmunodeficiencias y enfermedades autoinmunes plaquetarias, neurológicas, etc

Inmunoglobulinas específicas: anti Hepatitis B, antitetánica, antirrábica.

Factores de Coagulación: se utilizan en el tratamiento de la Hemofilia A y B y en trastornos generales de la coagulación.

La Argentina tiene el orgullo de contar con la primera Planta de Hemoderivados de Latinoamérica creada en la década del 60 que depende de la Universidad Nacional de Córdoba.