Vacunación antigripal anual

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

La gripe o influenza es una enfermedad viral respiratoria que se presenta habitualmente en los meses más fríos del año. Los síntomas suelen aparecer a las 48 horas de efectuado el contagio y la mayoría de los afectados se recuperan en una o dos semanas sin necesidad de recibir tratamiento médico. Sin embargo, en niños pequeños, adultos mayores y personas con enfermedades crónicas, la infección puede conllevar graves complicaciones, y poner en riesgo la vida.

 

 

 

 

 

 

 

La vacuna antigripal anual está indicada para los grupos con mayor riesgo de presentar casos graves y/o complicaciones:

  • Personal de salud

  • Embarazadas: en cualquier trimestre de la gestación, para proteger a la madre y al bebé a través del pasaje de anticuerpos por la placenta. En caso de no haberla recibido durante el embarazo, la mujer debe recibirla dentro de los 10 días posteriores al parto.

  • Niños de 6 a 24 meses: deben recibir dos dosis separadas por al menos 4 semanas, excepto los niños que ya hubieran recibido dos dosis anteriormente.

  • Niños y adultos de 2 años a 64 años inclusive que presenten ciertas condiciones como: obesidad, diabetes, enfermedades respiratorias, enfermedades cardíacas, inmunodeficiencias congénitas o adquiridas, pacientes oncohematológicos, trasplantados o personas con insuficiencia renal crónica en diálisis, entre otros. Este grupo requiere orden médica.

  • Personas mayores de 65 años.

Para estos grupos, la vacuna está disponible de manera gratuita y obligatoria en hospitales y centros de salud públicos de todo el país.