Líneas estratégicas

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Estrategias para la prevención y control de la transmisión vectorial (Objetivo I)

Vigilancia entomológica

La vigilancia entomológica permite la detección de infestación de viviendas con triatominos y su posterior rociado químico de manera oportuna según normas técnicas. Para la vigilancia se aplicarán dos modalidades simultáneas:

_ Vigilancia Institucional: activa, programada, por muestreo, a cargo de los Ministerios de Salud de Provincias y de Nación. Para su implementación se requiere de la designación de referentes municipales o departamentales y del fortalecimiento de los sistemas locales.

_ Vigilancia Comunitaria-Participativa: continua y exhaustiva del total de las viviendas. El poblador notifica la presencia de vectores al sistema formal (Estructura Municipal, de Salud o de Educación) y éste debe garantizar una respuesta inmediata de control. La vigilancia participativa debe ser incentivada y monitoreada por la vigilancia institucional.

Control vectorial mediante rociado químico

El objetivo es la reducción o eliminación de la infestación de viviendas con triatominos mediante la intensificación de las actividades de control químico (rociado con insecticida) de las viviendas en áreas endémicas de moderado y alto riesgo, con criterios de continuidad, contigüidad y cobertura, ya sea de manera programada o  como respuesta a una denuncia de foco de infestación. Para esto se requiere de:

(a) la elaboración de un plan de rociado en forma de barrido, basado en la estratificación de riesgo de cada provincia  con trasmisión vectorial,  comenzando por los departamentos de alto y moderado riesgo. La frecuencia del rociado se define según el riesgo de reinfestación;

(b) Disponer de recursos humanos, materiales y financieros necesarios para formar equipos de control de vectores en función del número de las unidades domiciliarias a proteger;

(c) la ejecución del plan es responsabilidad de efectores municipales y provinciales en las áreas periurbanas y rurales agrupadas y  de efectores provinciales y nacionales en las áreas  rurales dispersas.

(d) para asegurar la calidad en la ejecución del  plan, se requiere el estricto monitoreo y supervisión de todas las actividades por los niveles correspondientes y la periódica evaluación de las actividades en terreno de los efectores municipales por el nivel provincial, y del nivel provincial  por el nivel nacional.

Monitoreo de resistencia a insecticidas

Se elaborará y ejecutará un programa de monitoreo de resistencia a insecticidas de vectores de interés sanitario de acuerdo a protocolos internacionales [OMS Protocolo de evaluación de efecto insecticida sobre triatominos. Acta Toxicológica Argentina, 1994; 2(1,2):29-32)].

Mejora de viviendas y ambiente

La erradicación de las viviendas rancho y la mejora del peridomicilio permite reducir el riesgo de infestación/ reinfestación y proporciona sustentabilidad a los resultados posibles del Plan. Para esto se requiere:

(a) conformación de una Comisión Nacional que integre a los Ministerios involucrados: Salud, Planificación, Desarrollo Social, Educación, Ambiente, Interior, Ciencia y Tecnología.

(b) elaboración e implementación de un Plan Nacional de Vivienda Saludable para mejora o renovación de viviendas y peridomicilio de riesgo, coordinado con los programas nacionales y provinciales en curso.

Estrategias para la prevención y control de la transmisión no vectorial (Objetivo II)

Evaluación de donantes de sangre

El objetivo es prevenir la donación de sangre de individuos potencialmente infectados por T. cruzi, garantizando  la calidad de los componentes de la  sangre que se transfunden en centros oficiales o privados, todos, dependientes del Plan Nacional de Sangre, mediante la normatización de procesos y procedimientos, y  la supervisión de la selección, distribución y uso de insumos, incluyendo  los reactivos para el tamizaje de laboratorio de esos donantes.

Las actividades a desarrollar en los bancos de sangre y los laboratorios que llevan a cabo el tamizaje serológico de las enfermedades transmisibles por transfusión son las siguientes:

(a) realización de encuesta de riesgo en el 100% de los candidatos a donar sangre por personal capacitado en forma continua y supervisado;

(b) realización del tamizaje serológico para T. cruzi al 100% de los donantes con reactivos de calidad probada. La validación de los reactivos diagnostico disponibles comercialmente debe realizarla la autoridad competente;

(c) ejecución de un programa de garantía de calidad que incluya las operaciones, equipos, instrumentos, procedimientos, reactivos diagnósticos y otros insumos;

 (d) participación en programas de evaluación externa del desempeño, tanto nacionales como internacionales; y

(e) Todo el personal, profesional, técnico y administrativo, debe recibir capacitación continua que debe estar registrada, tal  como ocurre con toda  actividad institucional.

Evaluación de donantes de órganos

El diagnóstico previo de infección por T. cruzi en el donante permite prevenir su transmisión al receptor y el diagnóstico en el receptor permite monitorear la reactivación de una infección crónica. Las actividades incluyen:

(a)  incorporación en las guías de control peritransplante el diagnóstico de infección por T. cruzi en donantes y receptores;

(b) implementación y supervisión de un programa de control de calidad de los reactivos usados y de las pruebas de laboratorio de diagnóstico.

Estrategias para el control de la infección congénita (Objetivo III)

El objetivo es lograr el diagnóstico precoz, tratamiento oportuno y notificación de al menos el 95% de los casos de infección congénita por T. cruzi en el recién nacido y el niño hasta el año de edad, para lo cual se requiere de:

(a) elaboración de   estrategias articuladas con otros programas para la optimización del diagnóstico y tratamiento de los niños infectados, por ejemplo la Dirección de Maternidad e Infancia, Atención Primaria de la Salud, Plan de Reducción de la Mortalidad Infantil, Plan Nacer, Libreta Sanitaria y Seguro Universal por Hijo.;

(b) incorporación de procedimientos de control en las guías de atención perinatal de rutina;

(c) designación de un referente provincial para gestión y monitoreo de las actividades de control de las infecciones congénitas;

(d) articulación entre los diferentes niveles de atención;

(e) capacitación del personal de salud en diagnóstico y tratamiento de la infección congénita;

(f) Provisión  sostenida y oportuna de insumos necesarios para el diagnóstico y tratamiento de la infección por T. cruzi 

Estrategias para el control de la infección aguda y crónica (Objetivo IV)

Estas estrategias deben basarse en la atención en el  Primer Nivel de Atención, con sistema de referencia y contrarreferencia, y en coordinación con otros sistemas existentes que faciliten la instalación de la atención de rutina a personas infectadas ya sea en fase aguda o crónica. Para lo cual se requiere de:

(a) Capacitación del personal de salud en diagnóstico y tratamiento de la infección aguda y  crónica

(b) confirmación del diagnóstico y tratamiento a través de efectores naturales, prestadores de servicio de salud en las comunidades de residencia, siguiendo las guías dictadas por el Ministerio de Salud.

Diagnóstico y tratamiento de niños (menores de 15 años)) con infección crónica

El objetivo de esta estrategia es alcanzar la cobertura de al menos el  95 % del  diagnóstico y tratamiento de los niños con infección crónica, con las siguientes actividades:

(a) articulación con el Programa de Salud Escolar (PROSANE), Direcciones o Programas de Maternidad e Infancia nacional y provinciales, sistemas de APS provinciales y laboratorios nacionales y provinciales.

(b) realización de tamizajes a todos los niños menores de 15 años, residentes en áreas rurales endémicas, a través de operativos en escuelas o domicilios;

(c) realización de tamizajes a los niños en edad escolar, aproximadamente a los 6 y 12 años, residentes en áreas urbanas y con antecedente de riesgo según evaluación previa, a través de operativos en escuelas;

Para el financiamiento del diagnóstico y tratamiento de la población infantil se considerarán: la cartilla de salud infantil a los 6 años, el PROSANE y el Seguro Universal por Hijo.

Diagnóstico y tratamiento de jóvenes y adultos con infección crónica

El diagnóstico y tratamiento cuando se considere según normas vigentes, se realizará según antecedentes clínicos y epidemiológicos, a través de los prestadores de salud habituales en las comunidades de residencia.

Tratamiento de pacientes con enfermedad cardiaca, digestiva o nerviosa

El objetivo es garantizar cobertura médica y acceso a tratamiento de al menos el 90% de los pacientes con manifestaciones de Chagas crónico.

La atención se realizará en los diferentes subsistemas de atención (público, obras sociales, privado) y en el nivel de atención (primer nivel o servicios especializados) que correspondan. Todos los subsistemas de salud deberán garantizar la provisión de la medicación específica ambulatoria, marcapasos, cardio desfibriladores e intervenciones quirúrgicas digestivas; y los exámenes complementarios correspondientes.

Estrategias generales y transversales a todo el programa (Objetivo V)

Fortalecimiento de la dimensión política

(a) creación de una Mesa de Gestión Integrada

(b) validación y adopción del Plan en el Consejo Federal y los Consejos Regionales de Salud (COFESA-CORESA).

Fortalecimiento de los Programas de Chagas

(a) gestión de incremento presupuestario;

(b) incorporación de recursos humanos en la Coordinación Nacional de Control de Vectores y en los Programas Provinciales de Chagas;

(c) Instalación u optimización de laboratorios de entomología;

(d) Instalación u optimización de laboratorios de diagnóstico serológico y parasitológico;

(e) capacitación de biólogos, bioquímicos y técnicos en entomología sobre reconocimiento, evaluación y tratamiento químico de triatominos;

(f) capacitación de jefes de programas en gestión de control y manejo de plaguicidas;

(g) capacitación de jefes de programa en manejo de base de datos y georeferencia;

(h) Reuniones nacionales del Programa de Chagas

Comunicación social y participación comunitaria

El objetivo es lograr la movilización social y participación comunitaria para potenciar y lograr la sustentabilidad de las acciones del programa. Para ello es necesario:

(a) elaborar un plan de comunicación social y participación comunitaria a fin de  socializar los conocimientos, fomentar la vigilancia comunitaria-participativa, promover la práctica de hábitos saludables en la población y facilitar el diagnóstico y tratamiento de la infección.

(b) capacitar a  la comunidad en prevención y promoción de la salud;

(c) incorporar la temática de las enfermedades transmisibles por vectores en la currícula de los niveles primario, secundario, universitario y carreras de formación docente;

(d) Implementar el Día Nacional por una Argentina sin Chagas, con participación de los Ministerios de Salud nacional y provinciales, Educación, Desarrollo Social y de ONG. Con la  realización de las siguientes actividades durante la semana previa al Día Nacional:

(1) promoción de la notificación de infestación y otras actividades de prevención en escuelas y comunidad.

(2) comunicación en medios masivos y sitios web oficiales con mensajes consensuados;

(3) movilización social;

(4) intensificación de estudios serológicos y clínicos, y de prescripción del tratamiento.

Evaluación y Supervisión del Programa

(a) conformación de equipos interdisciplinarios para evaluación de acciones en terreno;

(b) capacitación de los jefes de programas en evaluación y supervisión de programas;

(c) implementar un sistema de gestión y auditoría de la distribución y uso de insumos.